Jóvenes con pocas salidas

Nuevos datos para la reflexión, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico el 25% de los jóvenes españoles, de entre 16 a 29 años, no estudian ni trabajan. Y lo peor, tampoco, buscan ya ocupación. Son considerados “ninis”.


 El informe Habilidades de Outlook 2015 advierte que esta situación no es sólo una “desgracia personal”, sino una “inversión desperdiciada”. Incide en que los capacidades adquiridas durante el período formativo no se aplican y, llega más allá, dice que es una “potencial carga” para sus padres.

Estos datos pertenecen a un estudio más general que recoge información de los 22 países miembros de la OCDE, que habla más de 35 millones en total, y con el doble de posibilidades que los trabajadores de edad intermedia de estar en paro. Les pide a los gobiernos que tomen medidas más eficaces para que se incorporen al mercado laboral. «Hacer frente a este problema no es sólo un imperativo moral, sino también una necesidad económica», ha dicho el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría. «Demasiados jóvenes abandonan la educación sin haber adquirido los conocimientos adecuados y, incluso aquellos que lo hacen, están impedidos de darles un uso productivo. Estos jóvenes a menudo se enfrentan a un futuro difícil y necesitan todo nuestro apoyo. »

Pero, hay más datos que deben preocuparnos, y que nos llevan a problemas en los sistemas educativos. Demuestra que el 10% de los nuevos graduados tienen habilidades de alfabetización pobres y el 14% tienen habilidades numéricas escasas. Y más del 40% de los que abandonaron la escuela antes de completar su educación secundaria, también, tienen serias carencias estos ámbitos.

Sin duda el abandono escolar constituye un verdadero problema. Con una tasa del 8% de jóvenes que ni siquiera completan la educación básica España se convierte en uno de los países con un porcentaje más elevado.

Si ponemos el foco entre los jóvenes entre 16 y 24 años llegamos a  que uno cada cuatro se encuentran en esta situación ni estudios ni trabajo. Por contra, el 13% de los jóvenes tienen un empleo para el que están sobradamente preparados, por lo que se siguen desaprovechando sus habilidades. Y son muchos los que tienen empleos temporales y parciales por lo que, tampoco, llegan a desarrollarse.

Autor: Hernán Piñera

Autor: Hernán Piñera

Además, el documento señala que con demasiada frecuencia el mercado profesional y formativo están separados: menos del 50% de estudiantes en programas de educación y de formación , y menos del 40% de estudiantes en programas académicos han realizado algún tipo de práctica laboral. Muchas empresas les resulta demasiado caro  contratar a personas sin experiencia en el mercado laboral, a las que tienen que enseñar un oficio.

Como solución la OCDE propone que los servicios públicos de empleo, los asuntos sociales y los sistemas educativos deben ofrecer algún tipo de segunda oportunidad, o bien laboral o académica. A cambio de recibir beneficios sociales, los jóvenes podrían ser obligados a inscribirse en los servicios de empleo público, y participar en cursos hasta completar sus estudios.

Aunque, en este informe se echa de menos información más detallada sobre los jóvenes españoles, ya que  se olvida que muchos abandonaron sus estudios para irse “a la obra”. Tras el boom de la burbuja inmobiliaria se han quedado sin empleo, y tampoco, el sistema de becas les otorga las suficientes ayudas para que se reenganchen. No menciona el porqué no buscan trabajo. Me resisto a pensar que  todos son unos vagos y que sean los culpables de su situación.   Y  me preguntó hasta qué punto el desánimo se ha instalado en ellos  que ya ni buscan trabajo.

 

patitas

 

Entre los que más tardan en volar de casa

Los jóvenes españoles no se van del hogar familiar hasta cumplir prácticamente los 29 años, son de los que más tardan de Europa

Otra nueva sorpresa nos trae hoy Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea. De nuevo sus resultados los podíamos intuir. En el estudio  se afirma que los jóvenes españoles están entre los que más tardan en emanciparse. La media está entorno a los 28, 9 años, mientras que en el resto de países miembros lo hacen sobre los 26,1.

Tan sólo superamos a  los croatas,  que son los que se quedan hasta más tarde en el hogar,  con una edad media de 31,9 años, por delante de Eslovaquia (30,7), Malta (30,1), Italia (29,9), Grecia (29,3), Bulgaria (29,1) y Portugal (29). Y entre los más precoces, los países nórdicos. Con poco más de 19 años,  en Suecia te estás marchando para hacer tu vida, a los 21 años en Dinamarca, y 21,9 años en Finlandia. Les siguen Holanda (23,5), Francia (23,6) y Alemania (23,9), según datos correspondientes a 2013.

vivienda

Otro de los datos curiosos que arroja este  documento es que las mujeres se van antes de casa, aunque por poco. En España se independizan alrededor de los 27,9 frente a los 29,8 de los hombres. En el resto de Europa, los chicos se van a los 27,2 y las chicas con 25 recién cumplidos.

Por desgracia no es difícil explicar esta realidad en nuestro reino, entre las razones la elevada tasa de paro juvenil. De hecho, en la Encuesta de Población Activa del último trimestre de 2014, el desempleo entre los menores de 25 años era 51,8%. Más de la mitad de nuestros jóvenes no tienen ocupación, y el resto lo que tiene es un «mal trabajo» que no le permite, en muchos casos, ni siquiera compartir piso. También, para ser  justos, la cultura tiene su influencia.

 Eurostat no entra en aclarar los motivos, y es ahí donde está el meollo de la cuestión.  Ya que no creo que haya muchos jóvenes que no quieran volar del nido de su papá y de su mamá, la cuestión es saber por qué no pueden hacerlo, y ahí la situación económica y política tienen mucho que decir.

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:
patitas

Hasta llegar a la esclavitud

De nuevo, el Fondo Monetario Internacional recomienda al Gobierno Español bajar el salario mínimo. Afirma que de esta manera se animará la contratación de los jóvenes. Inicialmente, podría parecer una buena idea, si el empresario tiene que pagar menos al trabajador, podrá contratar a más profesionales, dos por el precio de uno. El problema no es ése, sino que ya en España el sueldo base es tan miserable que en 2011 se congeló, y se fijo desde entonces, en 645, 30 euros. Pues, al parecer con esta suma de dinero tan «ostentosa» una persona puede vivir, incluso, a lo mejor darse un pequeño caprichito, eso sí, de pobre. Pues, bien, hasta esto les molesta. Consideran que aún debería ser más bajo. Se ve con este cantidad les llega para independizarse, es decir, alquilar una habitación con suerte por 300 euros, comer poquito, únicamente las fiambreras de las abnegadas madres, vestirse de Cáritas o del mercadillo, esto es decisión personal,  pagar el móvil y la adsl, que internet es muy malo, y a lo mejor un día salir, eso dependerá de los gastos extras de ese mes, que  para eso se inventó el botellón.   paro-juvenil  

En fin, aunque, sea una obviedad, es una situación insostenible, donde muchos nos sentimos sin futuro. Directamente, el paro juvenil es alarmante, por encima del 55%. La solución no está en la precariedad laboral. Es cierto que todos tenemos que empezar, y ser un poquito humildes, pero, de ahí que nos exploten va un mundo, más que nada porque esto es la pescadilla que se muerde la cola. De hecho, esta presunta bajada nos perjudica a todos. Ya que  ¿para qué contratar a una persona con experiencia que tendría que pagarle más, si puedo tener un joven por bastante menos? La calidad del servicio para muchas empresas no es importante, sino únicamente el beneficio. De paso, dividimos más a la población, porque ahora  «el quítate tú para ponerme yo» es  entre los hijos y los padres, ambos en paro.

Lo peor es que, insistó, ni jóvenes ni mayores tienen futuro. Unos porque los explotarán y otros porque no se podrán incorporar en el mercado laboral, y todo esto a precio de saldo.

DEVALUAR A UN PAÍS

Es fácil, no se puede devaluar al euro, pero, sí la mano de obra, así dicen nos haremos competitivos, pero quiénes se beneficiarán. Evidentemente no los trabajadores, es decir, los ciudadanos corrientes que somos los que mantemos la economía diaria que no entiende de grandes números, sino de pequeñas cantidades que les permite vivir al de la tienda de tu esquina.

No puedo evitar ser pesimista, y me gustaría saber a que nos conduce todo esto. En verdad, lo intuyo a que cada vez las desigualdes sociales se acrecienten. Quizás, en el fondo de la cuestión esté la avaricia humana. Me imagino pensando al poder del dinero,ell de verdad, que se habrán creído estos de la clase media…se nos estaban descontrolando con eso del estado del bienestar….claro, cuando los pobres tienen el estómago lleno, sus energías las dedican a pensar y no a preocuparse por sobrevivir. No sé hasta que punto es la tesis del conspiranoico, pero, es lo que parece.

EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL Y SU GRAN EJEMPLO

Y por otro lado, me pregunto por qué obedecer al Fondo Monetario Internacional, los mismos que no vieron la crisis, los que proponen medidas que los Gobiernos aceptan a pesar de que empobrecen a los ciudadanos. Por no citar sus grandes escándalos, desde delitos sexuales a corruptelas o abuso de poder. En definitiva, como nos descuidemos un poco más acabaremos trabajando por un plato de comida y un techo, aunque, quizás ya está pasando y no nos hayamos dado cuenta.

010607-vivienda