España, el peor pagador de la historia

La clave está en nuestro convulso siglo XIX, con cambios de regímenes políticos o invasiones extranjeras. Hasta en 8 ocasiones en ese período de tiempo se tuvo que declarar un «default». Es decir, la suspensión del pago de la deuda soberana. En este sentido, este hecho no ha vuelto a producir desde la Guerra Civil, ya que jamás los que han ganado han pagado las trampas de los perdedores. Curiosamente, tanto Rusia como Estados Unidos comparten el número de impagos producidos.


Lejos de lo que podamos creer inicialmente, ni Grecia ni Argentina son los peores pagadores de la historia, sino que el primer puesto lo ocupa España. Nuestro país es el rey de los «default»

Jesús Paúl Gutiérrez en un artículo publicado en el diario Expansión, define este término como:

«Default o suspensión de pagos es un término habitualmente utilizado en finanzas para hacer referencia a una situación en la que el prestatario no hace frente a las obligaciones legales que tiene con sus acreedores en la forma establecida en el contrato de reconocimiento de la deuda.»

 

O dicho de otro modo, en la economía internacional  ocurre cuando un estado adopta la decisión de no pagar su deuda externa. De esto, España sabe bastante, aunque, si bien es cierto, que la última vez que ocurrió fue en la guerra civil. Y los vencedores jamás han pagado las trampas de los perdedores. Por ejemplo, algo parecido sucedió en Estados Unidos, nunca abonó el dinero que debían los Estados Confederados de América, tras su contienda. 

Foto: Dennis Skley

Foto: Dennis Skley

Rogoff: «los defaults son inherentes a la economía global»

Según los economistas el primer impago registrado sucedía hace 25 siglos. Curiosamente en Grecia cuando en el año 377 a.C. algunas polis decidieron no pagar sus compromisos financieros. 

Aunque, este tipo de crisis se resolvían a través de la inflacción y de las devaluaciones monetarias. Es decir, la moneda oficial de un país vale menos frente a la extranjera. De esta manera para adquirir algo necesitamos más dinero  que antes, porque ahora vale menos esa unidad. Lo que se consigue es activar la economía de consumo. Por un lado, nuestros productos fuera son percibidos como más baratos, y dentro del país, los foráneos son más caros. En definitiva, se acaba mejorando la balanza comercial.

Y en relación a nuestro «default» logramos una reestructuración de la deuda de facto. Al final, aunque, seguimos debiendo la misma cantidad de dinero, pero, su valor real es menor.

Los economistas Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart, de la Universidad de Harvard, en EE.UU aseguran que hasta el siglo XIX estos impagos se debían fundamentalmente a grandes acontecimientos históricos como revoluciones o guerras, pero, a partir de esa fecha las razones están en los mercados financieros internacionales.

Estos economistas han contabilizado más unos 250  «default» desde 1.800 a la primera década de los 2.000. Se puede decir que la media ha estado en poco más de uno por año. Entre los más recientes, según recoge el diario Expansión

 

Aunque si bien es cierto, el país heleno ha vuelto al redil de los pagadores, como confirmaba ABC, ha pagado parte de sus deudas al Fondo Monetario Internacional, eso sí con atraso,  al igual que al Banco Central Europeo. 

Los países que más veces han declarado un «default»

Visto lo visto,  que un país decida dejar de abonar  su deuda pública es muy frecuente, algunos estados han utilizado este recurso en más ocasiones que otros, según una información de la BBC.  Entre ellos, España ha sido el que más veces ha dicho que no pagaba, en concreto, 14.   Debido a su convulsa historia.

En elblogsalmon se explica que desde el siglo XV ha suspendido el pago de su deuda soberana en más de una docena de momentos. El siglo XIX fue el peor. Con guerras civiles, revoluciones, invasiones extranjeras y cambios de regímenes políticos hasta en ocho veces se hizo. 

Es curioso como en este ranking, los que dividieron el mundo en dos bloques Estados Unidos y Rusia tienen en común que han recurrido al «default» en seis ocasiones, al igual que Grecia.  Y como la impasible Alemania junto con Argentina hasta 8.

 

Por otra parte, en un estudio realizado por la ONU se dice que se han detectado hasta 600 casos que han afectado hasta 95 países en total. Lo califica de «generalizado».

Por contra, hay muy pocos países que nunca han dejado de pagar sus deudas o las han reestructurado. Entre ellos figuran Suiza, Bélgica, Noruega, Finlandia, Corea del Sur, Singapur y Nueva Zelanda.

Otras entradas relacionadas

Lo que deben los españoles en los mercados financieros

Por 18 millones montas un banco

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

 

 

 

patitas

 

Lo que deben los españoles en los mercados financieros

La deuda pública española supera desde hace meses el billón de euros, en millones triplica la griega. Cada español debe a los misteriosos mercados  más de 22.000 euros por cabeza. Pero, cómo funciona esto de la financiación de los estados. Saldremos de dudas.


Mucho se habla en estos días de lo que debe Grecia, pero, cuál es el endeudamiento de España. Veremos, y el porqué. Para empezar, qué es la deuda de un país. Navegando encuentro esta clara explicación del Ministerio de Economía y Finanzas de Perú.

«Se entiende por deuda pública al conjunto de obligaciones pendientes de pago que mantiene el Sector Público, a una determinada fecha, frente a sus acreedores. Constituye una forma de obtener recursos financieros por parte del estado o cualquier poder público» 

 

Euro Man. Autor: Rock Cohen

Euro Man. Autor: Rock Cohen

Cómo se financian las administraciones públicas

Bien, ahora nos surge otra pregunta, qué  vías de financiación tienen los estados  y para qué. Tienen varias maneras de hacerlo, a través de los impuestos que cobran a sus ciudadanos, de las aportaciones que en nuestro caso recibimos de la UE y finalmente de los mercados financieros, a través de emisión de deuda pública.

Para entenderlo mejor,  a diferencia de una hipoteca, España emite títulos de deuda  y recibe dinero de inmediato y luego irá pagando los intereses, cuando llegue el momento del reembolso total,  al final de ese período determinado,  vuelve a emitir una nueva deuda y así va pagando. Estos préstamos, es decir, estos títulos pueden ser adquiridos por bancos, particulares o el Banco Central.

Y los intereses que tiene que ir abonando está determinado por la prima de riesgo. Según el blog de Marcelino Madrigal podemos definirla de esta manera tan simple:

 «La diferencia entre el porcentaje que pagará un país en intereses por la deuda que emite (los prestamos que solicita), frente a la misma deuda emitida/prestamos solicitados por otro país».

Nuestra referencia es Alemania, porque los inversores creen que no hay ningún problema en cobrar ese dinero, su riesgo es cero.  Un ejemplo para comprenderlo mejor, volviendo a citar al mismo autor:

Alemania y España emiten 100 Euros de deuda a a 10 años . Alemania al 1% Alemania pagará 101 Euros al final del plazo de esos 10 años Si la prima de riesgo es de 500 puntos al 1% Alemán habrá que sumarle otro 5% = 6% España deberá devolver 106 Euros .

 Aclarado este tema, nos queda saber para qué los estados buscan dinero en el exterior. La respuesta es sencilla para poder llevar a cabo lo estipulado en sus presupuestos generales y otras contingencias, y no les basta con lo recaudado junto a lo recibido de Europa.

Autor: Images Money

Autor: Images Money

 Cuánto debemos los españoles a nuestros prestamistas

Ahora nos toca saber cuánto debemos a nuestros acreedores. Según los datos del Banco de España a fecha de junio de este año, 1.032.497 millones de euros, el 96,7% del Producto Interior Bruto. Si directamente lo tuviera que pagar cada español a modo de un préstamo tradicional, y atendemos a los  últimos datos del Instituto Nacional de Estadística con una población de 46.439.864 habitantes,  nos sale a 22.232 euros por ciudadano.

Visto lo visto comparemos estas cifras con las griegas. Para ello acudamos a datos oficiales, a los de  Eurostat y a sus estadísticas. En el último trimestre de 2014, que es el período más actualizado nos encontramos con que la deuda pública del país heleno era de 317.094 millones de euros, un 177,1% de su PIB. En ese mismo tiempo, España debía  1.033.857 millones de euros, un 97,7% de nuestra producción anual.

Nosotros triplicamos los millones de  la deuda de Grecia, pero, nuestro porcentaje es menor porque nuestra producción es mucho mayor. No obstante, calculemos lo que debería hipotéticamente cada griego, a finales  del año pasado eran 10.933.000 según el portal datosmacros. com, serían 29.003 euros.

En fin, sin comerlo ni beberlo es lo que de manera indirecta debemos a nuestros inversores. Todo tiene un precio aunque no seamos consciente de ello hasta la farola que se acaba de romper en tu calle. Un juego  del sistema capitalista del que no puedes escapar y que causa la pobreza y el ahogamiento de sus ciudadanos.

Autor: Tax Credits

Autor: Tax Credits

Cómo ha crecido la deuda española

Ya la última duda, cómo ha ido evolucionando nuestra deuda. No ha parado de crecer en los últimos años, incluso se ha disparado tanto que desde hace meses superamos el billón de euros.  Y  eso, que  es un supuesto gobierno de corte tecnócrata y «buen gestor de lo público«. Vino a poner orden en las cuentas públicas, y ha sido todo lo contrario nos ha endeudado más, a pesar de los recortes en el estado de bienestar.

Tampoco, olvido  la reforma del artículo 135 de la constitución donde PSOE y PP se pusieron de acuerdo en poner un techo al déficit público y lograr cierta estabilidad presupuestaria. De poco ha servido. Es evidente. 

Fuentes y referencias

Datos del Banco de España

Fuentes de financiación de los estados

Deuda pública

Prima de riesgo

Producto Interior Bruto

Número de españoles

Datos de Eurostat sobre la deuda pública de los países

Reforma del art. 135

 

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

patitas