No soy la andaluza de Canal Sur

Sinceramente, he trabajado en Canal Sur Radio y Televisión, y quizás sea por lo que me duela especialmente. Aunque, ha sido siempre en sus servicios informativos, y sé que la mayoría son unos estupendos profesionales, de los cuales he aprendido mucho, incluso, en cierto modo, hasta han dejado una profunda huella  en mí. Pero, lo que jamás, voy a poder defender es a su dirección. Para colmo, cobran más que la propia Susana Díaz, en concreto, 35 privilegiados ganan dos millones y medio al año. Mientras, su  plantilla sufre continuos recortes en sus nóminas.

Al mirar la parrilla de programación compuesta por las productoras que contratan los que están al frente siento que es un  insulto a la inteligencia humana, y por supuesto, a la mayoría de los andaluces, porque no somos así. De vergüenza. En nuestra tierra han nacido Juan Ramón Jiménez, Federico García Lorca, Antonio Machado o Picasso…En definitiva, grandes genios de la cultura universal, que nadie cuestiona. Un dato el 4% del Producto Interior Bruto de la región lo genera únicamente las universidades públicas de la comunidad. Esto es por cada euro invertido en educación se recuperan cuatro. Sin ser economista, es fácil ver la importancia de este sector, y que Canal Sur recoge a modo de anécdota en sus informativos.

080712-toros-menores

Pero, la  radio y televisión pública de todos los andaluces, no sólo de los abuelitos, y lo digo con el máximo cariño, lo olvida de manera sistemática.Ahora, la puntilla la pone, nunca mejor dicho, su estreno «La Suerte está echada». Un programa  destinado a toda la familia. Genial, ahora, los niños verán  como torturar  a un novillo es un espectáculo. Dice que es para fomentar la cultura taurina.  Es más, matiza que a lo largo de sus entregas se descubrirán valores como el esfuerzo y la superación. Para flipar, lo adornen como lo adornen, den los argumentos que quieran,  en el fondo, matar a un animal por diversión es una SALVAJADA. No hay más.

Tampoco, es su primera apuesta por esta crueldad, ya tienen su «Toros para Todos«, y con las fiestas de guardar retransmiten sus corridas. Soy andaluza, y no me gustan los toros ni las sevillanas. A lo mejor, es que otros andaluces y yo pertenecemos a la Andalucía del planeta Marte.

Por si esto fuera poco. Las mañanas las dedican a la mendicidad, con «Tiene Arreglo«. Lo que más me gusta, el cinismo que encierra  aquello de «está destinado a los andaluces que necesitan el asesoramiento de los expertos en los más variados temas». Pero, la realidad es que con música lacrimógena piden para comer, colchones, ropa...Una imagen que deja sin dignidad a las víctimas desesperadas de la crisis. En vez de ir a los Asuntos Sociales de su pueblo o ciudad, van a la tele a dar pena. Cuando es tan simple  como exigir nuestros derechos por los cauces que aún nos quedan. Lo tengo muy claro, antes de ir a un programa de esta índole me encadeno si hace falta a la puerta de mi ayuntamiento. Lavan las vergüenzas de las administraciones públicas incapaces de dar solución a sus ciudadanos. Y no lo digo yo, sino los propios trabajadores sociales que en numerosas ocasiones han pedido la retirada de su emisión.

De todas formas, este «orgullo andaluz» ha traspasado Despeñaperros, y tiene su versión en televisión pública de los españoles, «Entre todos», y lo mejor es que se llevaron, también, a su presentadora estrella, Toñi Moreno, especializada en pedir para los demás y en grandes pifias.

De nuevo, los trabajadores sociales mostraron su malestar por este generoso programa que vive de la miseria de los pobres, mientras que la productora se forra. Y su presentadora más.

Volvamos a la parrilla de Canal Sur. Por la mañana la dedicamos a la «solidaridad». Después, llega La Tarde aquí y ahora. Presentado por Juan y Medio. Otro lujazo que los andaluces llevamos años aguantando. Los abuelillos y abuelillas buscan pareja, no sin antes ridiculizarlos.

Encima, los viernes, doblete con Menuda Noche. Turno para niños repelentes. En su momento, abrió un debate sobre el trabajo de los menores  y sus consecuencias. En su prime-time, también, llegó Se llama Copla. Coñazo, coñazo, los sábados por la noche y el domingo vuelven a repetirlo. Sí, señor, los andaluces y andaluzas llevamos directamente en nuestros genes ya la bata de cola. Será porque todos los jóvenes talentos de la tierra cantan este género tan actual y moderno.

En fin, una parrilla llena de sueldazos, topicazos y mal gusto. Eso es Canal Sur, y si al menos, esa imagen vergonzosa se quedará aquí, pero, hoy con internet no hay secretos.  Por eso, me niego a ser esa andaluza irreal que vende al resto del mundo  la dirección del ente. Una Andalucía, que por fortuna,  no  es así, sino rica en matices, culta,  profunda, que reboza filosofía de vida,arte, universalidad, y que enamora tan sólo con la primera impresión. Esa es mi tierra, y no toros,  farándula y mucha miseria.

patitas

Mapa de la corrupción socialista

mapa corrupción psoe

Repaso por los principales casos de corruptelas del PSOE. Sus dos grandes focos de la corrupción se sitúan en Andalucía y Galicia.  Su emblema es el de los ERES, pero,  también  significativo  es el del  Patronato de la Alhambra donde su responsable dimitió. Aunque sigue cobrando de la Junta de Andalucía un sueldo de 4.900 euros brutos al mes, según apunta el elEconomista. 

Sigue leyendo

Ningún candidato convence

En Canal Sur se ha celebrado el único debate televisivo con los 3 candidatos de los partidos con representación en la Junta de Andalucía. Una pena porque no creo que haya despertado mucho interés entre los andaluces, sobre todo, porque aquí está ya todo el pescado vendido, como ha demostrado el desarrollo del mismo. Han sido palabras ya escuchadas antes, previsibles y aburridas, cada uno en su papel.

debate-jrmora (4)

La corrupción 

Ninguna sorpresa. Tanto la socialista, Susana Díaz, como el popular, Juan María  Moreno Bonilla se han limitado al conocido como «tú, más…». Han hablado de la corrupción, una de los sobresueldos y el otro de los imputados Chavés y Griñán. Mientras tanto, Antonio Maíllo de Izquierda Unida  ha tratado, sin mucho éxito, de poner los puntos sobre las íes, «estáis hasta arriba de corrupción los dos».

Lo curioso ha sido  ver como parecía que cada loco estaba con su tema. Díaz ha olvidado su responsabilidad como presidenta y la de su partido con 33 años de gobierno. Su estrategia ha sido la de hacer oposición al gobierno de Rajoy. Por su parte, Moreno se ha limitado a recordarle quienes habían sido sus padrinos. Ya que la actual presidenta llega al poder cuando José Antonio Griñán dimite y ella asume este cargo.   Maíllo ha aguantado como ha podido que  los dos le echaran en cara los casos de corrupción de Izquierda Unida. En definitiva, los ciudadanos la única conclusión que pueden  sacar es que en 3 los partidos hay corruptos. Así que en este apartado suspenden todos. Una oportunidad de oro desaprovechada para convencernos que se van a tomar en serio esta cuestión, y que no hay doble vara de medir.

Servicios públicos, en tiempo de crisis

En este apartado, nada nuevo. Ni propuestas concretas ni argumentos convincentes. Las mismas posturas otra vez. Díaz hablando de los recortes en sanidad de Rajoy o la subida de la tasa universitarias, y Moreno atacando con aquello de «hechos y no palabras». Es decir, listando todos los hospitales nuevos prometidos que nunca llegaron como el Macro Hospital de Málaga. Aseguró que no podía sacar pecho con sus políticas sociales cuando hacía agua por todos los lados. Para ello, afirmó que había aulas prefabricadas que aún se seguían utilizando después de 18 años. Maíllo reincidió en el artículo 135 de la Constitución, aprobado tanto por populares como socialistas, como el causante de los recortes.  Con lo que nos quedamos sin saber, más allá de que todos apuestan por los servicios públicos, como piensan ayudar, de verdad, a una población cada vez más empobrecida.

Así que, sinceramente, ha sido un debate decepcionante y sin alicientes, aunque, por otro lado, tampoco, se esperaba otra cosa. No creo que ninguno halla convencido a nadie que dudara a quien darle su confianza. Una pérdida de tiempo total para el votante.gatito

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí: