en ACTUALIDAD, INVESTIGACIONES

patita1

Actualizado: 3  de septiembre de 2016

 

patita1Los últimos datos de la ONU  afirman que este conflicto se ha cobrado la vida ya de 10.000 personas

patita1Ha provocado que 3 millones de yemeníes hayan tenido que abandonar sus casas

En este misma semana, la ONU ha alertado sobre las terribles consecuencias que está provocando la guerra de Yemen sobre la población civil. Señalan que, al menos, unas 10.000 personas han muerto por esta causa. Un número que podría ser mayor porque no todas las víctimas son registradas. Estiman que hasta un 60% de estas muertes han sido causadas por los bombardeos de la coalición internacional liderada por Arabia Saudí.

Es más, sus ataques son tan indiscriminados, que a mediados de este mes de agosto, la ONU condenaba el ataque que sufrió un centro sanitario de Médicos Sin Fronteras. Y señalaba a un culpable, a Arabia Saudí.

Mientras tanto, los atentados del ISIS se suceden casi a diario. Por ejemplo, hace tan sólo 3 días 71 personas murieron en un centro de reclutamiento de la milicia progubertamental.   Otros 3 millones de yemeníes han tenido que abandonar sus casas, y 7,6 millones están desnutridos.

Pero, hasta  llegar a este punto, hay que tirar hacia atrás y recordar lo que provocaba esta cruenta guerra,   cual es el origen de este conflicto y sus claves.

 

Yemen

Foto: Archivo ONU

 

El origen, una pugna entre sunitas y chiítas

 

Abd Rabbuh Mansur Hadi

Abd Rabbuh Mansur Hadi, ex-presidente de Yemen. Foto: Wikipedia

Esta guerra se inicia cuando los hutíes, un grupo rebelde se levanta en armas y toma la capital, Saná. Su avance obliga al Gobierno sunita  de Abu Rabu Mansour Hadi y a su gabinete a dimitir.

Los hutíes pertenecen a una rama del chiismo, zaidismo.  Se llaman los «Partidarios de Dios». Los zaiditas son minoría en este país del Golfo Pérsico frente a los sunitas. Su historia ha sido muy complicada, en los 90 se unificó el Sur con el Norte. Aunque, la convivencia nunca fue fácil. Por ejemplo, en 1994 ya vivieron otra guerra civil

Este grupo, también, cuenta con el respaldo de las fuerzas leales al predecesor de Hadi, el expresidente chiita Ali Abdullah Saleh. Renunció al poder en 2012, tras las protestas inspiradas en la Primavera Árabe

Al mismo tiempo, son aliados de Irán, eterno enemigo de Arabia Saudí de tradición sunita. Lo que ha permitido su  entrada en este tablero y la de Al-qaeda

El papel de Arabia Saudí

Precisamente, Arabia Saudí lidera la campaña internacional  contra los rebeldes chiitas, integrada por Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Bahrein, Kuwait, Egipto, Jordania, Marruecos y Sudán. Su objetivo es restaurar el gobierno sunita anterior. Creen que los hutíes son intermediarios de Irán, y que de esta forma sus enemigos estarían más cerca. Además, en su frontera norte ya tiene suficientes problemas con Irak.

 

 

La virulencia de sus ataques está siendo tal, que la ONU el pasado 18 de marzo la condenaba. Hacía referencia a un doble ataque aéreo sobre un mercado a principios de este mismo mes, que acababa con la vida de 100 personas, entre ellas, 24 niños. Aseguraba que esta Coalición era la responsable del doble de muertes de civiles que el resto de fuerzas en lucha juntas. 

Es más, en este comunicado el portavoz del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Rupert Colville afirmaba que habían atacado mercados, hospitales, clínicas, escuelas, fábricas, bodas y cientos de residencias privadas en aldeas, pueblos y ciudades, incluida la capital. Unos incidentes que se repetían con una regularidad inaceptable.

 

Yemen_Sana_2015

Barrio yemení, atacado por los aviones de Arabia donde casi todos sus habitantes han huido. Foto: Archivo ONU

 El papel de Al-qaeda y el autodenominado Estado Islámico

Tanto los yihadistas de Al-qaeda como los del Estado Islámico son sunitas, por lo que han hecho su aparición en estas tierras para luchar contra los rebeldes y entre sí. Curiosamente, Al-qaeda ofrece hasta recompensas de kilos y kilos de oro, hasta 20 para quien logre capturar o matar a los líderes hutíes o al anterior presidente Abdulhah Saleh, considerados las «cabezas de la maldad». Lo recogía en una información CNN Español, el pasado 26 de marzo de 2015.

Por otra parte, el Estado Islámico, también, ha comenzado su incursión para ampliar su área de influencia. Y son numerosos los atentados que ya ha cometido, por ejemplo, el de mayo de 2016 que dejaba más de 40 muertos, o en marzo cuando un grupo de encapuchados entraron en una residencia de ancianos y asesinaron a 16 personas.

 

Saná

Calle de Saná. Foto: Ahron de Leeuw

El papel de Estados Unidos

Y la quinta clave de este conflicto es el papel de los Estados Unidos que apoya abiertamente a la Coalición de Arabia Saudí. Aunque, no esté muy claro cual es su interés.  Algunas fuentes apuntan a que se debe a la posición geoestratégica de Yemen, frontera Sur de Arabia Saudí, uno de los principales exportadores de petróleo del mundo.

Pero, hay más, la prensa recoge que los saudíes utilizan bombas de  rácimo fabricadas por los norteamericanos, según la ong Human Rights Watch, munición prohibida en 118 países.

Tampoco, se puede olvidar que en Yemen  operan grupos yihadistas. Por lo que Estados Unidos, lógicamente,  quiere frenar su avance y expansión. Hace tan sólo unos días, bombardeó un supuesto  refugio de Al-qaeda en las montañas que causó decenas de víctimas.


 Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

O puedes convertirte en un humilde patrocinador, a partir de un dólar:

patreon chico

 

 

 

Deja un comentario

Comentario

  1. Esta sucia y cochina guerra en Yemen y contra de El Yemen con capital Sana, antes llamado el Reino de Saba con capital Marib, ubicado al suroeste de la Península Arábiga, en toda la entrada-salida sur del Mar Rojo entre Asia y África en el llamado Cuerno de Oro, sitio estratégico socio-político, económico, comercial y de control militar de las grandes potencias del Mundo de todas las grandes ideologías capitalistas, socialistas, nacionalistas, teocráticas y pro comunistas existentes actualmente en la faz terrestre, es un auténtico enredo de múltiples intereses egoístas: 1. Por invadir al Yemen para obtener sus grandes riquezas de hidrocarburos, de incienso, mirra, oro, yeso, seda, pieles de camello, ovejas y cabras. 2. Por rivalidades tribales religiosas entre los propios Islámicos (Musulmanes o Mahometanos) por desalojar a los Islámicos Chiitas de la secta de los Huzíes que son pro socialistas teocráticos comandados por los 12 Imanes de Irán y los 5 Imanes de Yemen apoyados por Rusia, China, Korea del Norte, Irak, por parte de los Islámicos Sunnitas comandados por Arabia Saudita apoyado por Marruecos, Egipto, Jordania, Kwueit, Emiratos Árabes, Omán, Bahrein, Sudán del Norte, Qatar, solapadamente por Eritrea y no habían de faltar las grandes potencias capitalistas como Estados Unidos y el Reino Unido, como en todos los conflictos del Mundo. 3. Es además una guerra civil interna entre dos líderes Islámicos que se manifiestan ser ambos a la vez Presidentes del Yemen, los señores Hadí y Saleh para rematar. 4. Tiene mayores implicaciones de guerra internacional al haber atacado El Yemen a Omán y a Arabia Saudita. El Yemen estuvo dividido en Norte gobernado por los Comunistas Soviéticos y el Sur o llamado Adén controlado por Arabia Saudita, que se enfrentaron en guerra civil venciendo los del Norte, unificándose el País a partir de la caída de la Unión Soviética en 1990. Esta última cruel querra yemenita empezó en 2014 hasta hoy, en el País mas pobre entre todos los Árabes. En Yemen (antes Reino de Saba), País cuya Soberana visitó al Rey Salomón de Israel regresando a su Pueblo embarazada de éste, cuya descendencia pasó a gobernar al Imperio de Etiopía o Abisinia, es en conjunto con este País Africano, en donde surgió y se halló el café. El Yemen cuenta con 26.875.000 habitantes. La actual guerra yemení lleva mas de 30.000 muertos, 63.000 desaparecidos, 263.000 heridos y discapacitados, 3.345.000 desplazados a otros Países incluyendo a la Unión Europea, Turquía, la India. A 7.689.000 desnutridos, 1.875.000 afectados de cólera con mas de 467.000 muertos por esta fatal patología. Arabia Saudita y sus aliados han bombardeado plazas de mercado, escuelas, colegios, universidades, hospitales, mezquitas, templos cristianos, pagodas budistas, sinagogas judías, estadios, lugares de fiestas incluyendo bodas, etc. Y nadie en el Mundo alza la voz por este azotado País sencillamente porque es pobre, abandonado, en uno de los rincones del mundo, que casi no se menciona en los medios mundiales de comunicación. POR FAVOR, APOYEMOS CON NUESTRAS VOCES Y DENUNCIAS POR LAS REDES AL PUEBLO YEMENÍ.