Los empleos de la “recuperación”

Tan sólo el 13% de los contratos estuvieron destinados a universitarios

El 24% de las contrataciones duraron menos de una semana

De nuevo, hoy nos encontramos con datos que nos dan idea de la precariedad del mercado laboral. Por un lado, la elevada tasa de paro, y por otro, la baja calidad de los nuevos contratos. Tanto es así, que el Ministerio de Empleo ha realizado un informe, recogido por la prensa nacional,  donde se reconoce que un tercio de las contrataciones del primer trimestre del año ha correspondido a trabajos de baja cualificación, y lo peor, que uno de cada cuatro contrato firmado duró  menos de una semana. Cifra que nos hace comprender que al final eso que dice del Gobierno se crearán 600.000 empleos a lo largo de 2015 será hasta verdad. 

Fácil, porque contratos se firmarán a porrillo con estas condiciones, cada vez que venga un puente o una festividad señalada. Y luego, otra vez al paro, y así hasta la próxima fiesta. Suma y sigue sumando contratos a efectos estadísticos que serán utilizados para decir que la crisis gracias al PP es cosa del pasado.

Es tan evidente que en el mismo estudio se dice que peones de campo, que trabajan cada vez que viene la temporada de la aceituna o de las patatas, contrato nuevo, junto a  los camareros son los que más han encontrado un empleo, aunque, no se matice que al poco lo han perdido otra vez.Ya pueden estar contentos que ahora empiezan las ferias en Andalucía.

Además, que el 87% de los contratos se hayan destinado a trabajadores con baja formación académica desvela que se está apostando por los servicios básicos y de la construcción, más dependientes de los vaivenes de la economía. En consecuencia, tan sólo el 13% fueron a parar a trabajadores universitarios. Genial para incentivar aquello del I+D, Investigación más Desarrollo. Un “bonito mensaje” para los jóvenes que ahora están estudiando, y para sembrar el desánimo entre los parados españoles con estudios.Tienes tres  opciones : marcharte fuera, no desarrollar tu vocación en un trabajo para que el estás sobrecualificado o  morirte de hambre en España,  si te has esforzado en tener una carrera.

Otra gran muestra de las “estupendas condiciones de nuestro mercado laboral” que únicamente el 6,7% de los contratos han sido fijos. Así las cosas, hay más. Un 41% de ellos fueron a tiempo parcial, unos 1,4 millones. Y de ellos, más 1,1 millones se hicieron por circunstancias de la producción y de obra y servicio.  Vamos para celebrarlo, un contrato por horas y temporal.

Y lo peor que estos datos no son en los peores años de la crisis, sino cuando el España está creciendo a un 0,9% intertrimestral y existen bonificaciones para las contrataciones. Lo que se constata una vez más que la precariedad en el trabajo ha venido para quedarse y los únicos que están ganando son, y como siempre, los ricos que serán a tenor de los datos los que se están beneficiando de la supuesta “recuperación”.

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:

 

patitas

Los 1,6 millones de “subempleados” de España

Hasta el 57,3% de los trabajadores a tiempo parcial quieren ampliar su jornada, pero, no encuentran un empleo con mejores condiciones

Hasta el 9,1% de los contratados se encuentran en esta situación


 Ya podemos estar otra vez orgullosos de algo en nuestro país, tenemos la medalla de bronce. Tan sólo nos superan Grecia y Chipre. Esta vez, según Eurostat,  España tiene el dudoso honor de ser el tercer estado con un mayor porcentaje de subempleo.  Esto es hasta el 57,3% de las personas contratadas a tiempo parcial quieren tener un trabajo a tiempo completo, y no lo encuentran. No se trata de una elección propia, sino que es eso o nada. Doblamos con creces la media europea, que se sitúa en el 22,2%.

Y no es un sueño, en los Países Bajos tan sólo  el 4% de los empleados por horas quieren ampliar su horario. O en Luxemburgo que son únicamente el  10,5%. 

Concretamente en esta lamentable situación se encuentran 1.576.000 personas. A efectos legales estás trabajando. El Gobierno te considera un número menos en las abultadas estadísticas del paro,  y le quitas una vergüenza más, pero, con lo que ganas  no tienes lo suficiente ni para mantenerte y  ni mucho menos a tu familia. Lo que están tratando de esconder, aunque sin conseguirlo, es la gran precarización de nuestro mercado laboral.  No es una cuestión de conciliación de la vida personal con la laboral, sino  simple superviviencia.   Tener un trabajo así, no cumple con tus expectativas.

8532320500_f4ce48f08a_b

Otra manera de decirlo es que el 9,1% de los trabajadores en España sufren el subempleo. De esta forma, tenemos  la segunda tasa más alta,  tras la de Chipre  con el  9,3% y en consecuencia, de nuevo, duplicamos la media en Europa del 4,5%.

Pero, hay otro dato más, existen 1,08 millones de personas que están en edad de trabajar y  que no buscan trabajo. Y de nuevo, cabe preguntarse si es por elección propia o  es por qué  han perdido la esperanza de encontrarlo. Yo me inclino por pensar que en muchos casos ni lo intentan por la frustración que les causa, y han tirado la toalla. De ahí, las diferencias entre los datos de la Encuesta de Población Activa y los del  Servicio de Empleo del Gobierno. Ya que estos posiblemente ni siquiera tengan la denominada tarjeta de desempleo, conscientes de que en España sirve de poco, y por tanto, no son contabilizados ni existen para la Administración.

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:

 

patitas