Seguimos sin ser jefas fuera de casa

En las grandes  y medianas empresas el número de directivos triplica al de las mujeres


Hoy he reparado en unos curiosos datos que arrojaba la  Encuesta de Población Activa sobre la situación de las mujeres en el mercado laboral. Y la primera conclusión de este informe europeo es que seguimos mandando poco en las empresas. Veamos el porqué de de esta rotunda afirmación.

Lo primero que es llamativo y que recojo textualmente: “el porcentaje de los hombres directores casi duplican al número de mujeres en las pequeñas empresas. Y lo triplica en las medianas y grandes”. O dicho de otro modo, el 76,6% de las mujeres son empleadas rasas frente al 62% de los hombres que tienen subordinados a su cargo.

Desgranemos estas cifras, en España hay 3.387 millones de jefes, y en su mayoría son varones. Hay que distinguir entre los que tienen más trabajadores a su cargo, unos 130.300 que de ellos, más de 101.900 son hombres y tan sólo 28.300, un 22%, son mujeres.

En cuanto a los directores de las pequeñas empresas son más numerosos, 1.106.700 jefes de los que casi 765.500 son varones, y el resto hasta completar el total son jefas. En relación a los mandos intermedios, tenemos 654.600 hombres frente a las 420.700. Pero, hay más. Siguiendo esta tónica, los capataces, encargados o jefes de taller, también, son hombres, 725.100 varones y 350.000 mujeres.

Autor de la ilustración: Jacinta lluch valero

Autor de la ilustración: Jacinta lluch valero

 Y otro dato significativo, unas 283.000 personas trabajan a tiempo parcial, y lo hacen para cuidar a otros miembros de la familia. En su inmensa mayoría son mujeres las que tomaron esta decisión, concretamente, unas 275.000 frente a los 7.900 hombres que se vieron obligados a hacerlo.

Visto lo visto, las españolas siguen sufriendo el denominado “techo de cristal”, se sigue sin confiar en ellas para gestionar a las empresas, y si alguien tiene que recortar su jornada laboral al final son las mujeres las que la reducen. Generalmente, porque suelen ganar un 17% menos que los hombres por hora trabajada, y es peor, si tienes hijos ya que ganarás otro 5% menos frente a las que no tienen descendencia a su cargo, según datos de la Organización Internacional del Trabajo.

Tampoco,  nos podemos olvidar de razones  culturales que provocan esta discriminación. Evidentemente, en mi opinión, no basta con una educación en igualdad ni un lenguaje políticamente correcto, sino en medidas reales de conciliación de la vida personal y profesional que no  nos obligue a elegir. Mientras que la sociedad no se lo tome en serio y entienda que tener hijos es responsabilidad de dos personas me temo que esto no cambiará. 

patitas

Los empleos de la “recuperación”

Tan sólo el 13% de los contratos estuvieron destinados a universitarios

El 24% de las contrataciones duraron menos de una semana

De nuevo, hoy nos encontramos con datos que nos dan idea de la precariedad del mercado laboral. Por un lado, la elevada tasa de paro, y por otro, la baja calidad de los nuevos contratos. Tanto es así, que el Ministerio de Empleo ha realizado un informe, recogido por la prensa nacional,  donde se reconoce que un tercio de las contrataciones del primer trimestre del año ha correspondido a trabajos de baja cualificación, y lo peor, que uno de cada cuatro contrato firmado duró  menos de una semana. Cifra que nos hace comprender que al final eso que dice del Gobierno se crearán 600.000 empleos a lo largo de 2015 será hasta verdad. 

Fácil, porque contratos se firmarán a porrillo con estas condiciones, cada vez que venga un puente o una festividad señalada. Y luego, otra vez al paro, y así hasta la próxima fiesta. Suma y sigue sumando contratos a efectos estadísticos que serán utilizados para decir que la crisis gracias al PP es cosa del pasado.

Es tan evidente que en el mismo estudio se dice que peones de campo, que trabajan cada vez que viene la temporada de la aceituna o de las patatas, contrato nuevo, junto a  los camareros son los que más han encontrado un empleo, aunque, no se matice que al poco lo han perdido otra vez.Ya pueden estar contentos que ahora empiezan las ferias en Andalucía.

Además, que el 87% de los contratos se hayan destinado a trabajadores con baja formación académica desvela que se está apostando por los servicios básicos y de la construcción, más dependientes de los vaivenes de la economía. En consecuencia, tan sólo el 13% fueron a parar a trabajadores universitarios. Genial para incentivar aquello del I+D, Investigación más Desarrollo. Un “bonito mensaje” para los jóvenes que ahora están estudiando, y para sembrar el desánimo entre los parados españoles con estudios.Tienes tres  opciones : marcharte fuera, no desarrollar tu vocación en un trabajo para que el estás sobrecualificado o  morirte de hambre en España,  si te has esforzado en tener una carrera.

Otra gran muestra de las “estupendas condiciones de nuestro mercado laboral” que únicamente el 6,7% de los contratos han sido fijos. Así las cosas, hay más. Un 41% de ellos fueron a tiempo parcial, unos 1,4 millones. Y de ellos, más 1,1 millones se hicieron por circunstancias de la producción y de obra y servicio.  Vamos para celebrarlo, un contrato por horas y temporal.

Y lo peor que estos datos no son en los peores años de la crisis, sino cuando el España está creciendo a un 0,9% intertrimestral y existen bonificaciones para las contrataciones. Lo que se constata una vez más que la precariedad en el trabajo ha venido para quedarse y los únicos que están ganando son, y como siempre, los ricos que serán a tenor de los datos los que se están beneficiando de la supuesta “recuperación”.

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:

 

patitas