España destina pocos recursos a combatir el fraude fiscal

La OCDE da la razón aquellos que llevan años denunciando que se destinan escasos medios para luchar contra la economía sumergida en España. Únicamente el 0,11% del PIB va dirigido a este fin. Una cantidad demasiada pequeña como atestigua que países como Hungría gasten hasta cuatro veces más que nuestro Estado en acabar con el dinero negro.

España no está haciendo todo lo posible para luchar contra el fraude fiscal. Esta conclusión tan rotunda procede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, la OCDE. Es el resultado de su último informe denominado TAX Administration 2015. En él se han estudiado los sistemas tributarios de 56 economías desarrolladas y se ha podido comprobar los escasos recursos que nuestro Estado destina  a acabar con la economía sumergida, aquella que no tributa. De hecho, un país como Hungría, por ejemplo, invierte,  en este sentido,  cuatro veces más que nuestro Gobierno. 

recursos

A pesar de que hay cálculos que sitúan el dinero negro que se mueve en nuestro Reino entre el 19% y el 23%, incluso, otros cercana al 25% del Producto Interior Bruto. Es decir, practicamente  la cuarta parte de la riqueza que se genera no paga ningún tipo de impuestos. Es más,  hace unos cuatro meses, el ex-presidente de Inspectores de Hacienda, Julio Ransés,  afirmaba que  las arcas del Estado dejaban de recaudar unos 200.000 millones de euros anuales por este concepto. 

Otra de las pruebas contundes que demuestran esta dejadez en la obligación de un Gobierno en perseguir el fraude fiscal es que en los últimos años se ha ido reduciendo poco a poco el dinero destinado. Cuando se estima que por cada euro invertido en combatirlo se consigue recaudar entre 14 a 15 euros.

evolucion

Además, otra de las pistas que nos llevan hacia la afirmación inicial se refiere al número de funcionarios cuya misión es luchar contra el dinero negro. De nuevo, España se queda muy lejos del resto de países de nuestro entorno. Aunque, este dato nos puede llevar a la confusión, ya que lo importante es la ratio. Osea, estados con una población mayor debería tener, también, una plantilla superior. No obstante, sobre 46,7 millones de españoles contamos con 26.962 trabajadores.

La misma cantidad que Bélgica con 11 millones de habitantes. Francia tenía  115.411 inspectores para  66 millones de personas, y Alemania con 80 millones de ciudadanos cuenta  con 110.382 empleados en la administración tributaria. 

funcionarios

Así que está claro que de nuevo chocamos con la falta de voluntad política para acabar con un problema endémico, y no nos engañemos los propios técnicos de Hacienda llevan años denunciando que los verdaderos dueños del dinero opaco no son los trabajadores que, en ocasiones, no tienen otro remedio para sobrevivir, sino las grandes fortunas que acaparan hasta el 72% de estos euros negros. Y hasta el 90% de los recursos se destinan al perseguir al pequeño defraudador, no a los de la avaricia. 

 

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

 

 

patitas

 

 

Ningún tiempo pasado fue mejor

Aunque nunca es demasiado tarde, me sorprende que ahora se hable más abiertamente sobre la precarización de los profesionales  de la comunicación, cuando muchos es la única realidad que hemos conocido a lo largo de nuestra carrera. Desde luego, no me considero el ombligo del mundo, pero creo que mi propia historia es el reflejo de otros muchos compañeros. A lo largo de mis 15 años de profesión, las condiciones laborales  nuncan han sido las que nos merecemos. Hemos invertido tiempo y dinero en nuestra formación, y por ello, al menos deberíamos tener respeto que pasa por tener un sueldo digno que te permita vivir. Entiendo que no depende la vida de nadie de lo publicado en un medio, pero si es una profesión con vocación de servicio público, y de gran responsabilidad, porque contribuimos a construir la visión del mundo que los ciudadanos tienen.  Imagen cedida por JrMora A  finales de los 90, lo primero que me encontré fue  el intrusismo. Había una gran profeliferación de medios, y  grandes cabeceras tenían delegados, no sólo en las capitales de provincia sino, también, en las comarcas. Por ejemplo, en Antequera, existían dos corresponsales del diario Sur, otro de la Opinión, y Málaga Hoy. Por supuesto, de las agencias EFE y Europa Press. Precisamente, esta útima en el año 98 pagaba la pieza a 600 pesetas. Dos noticias envié y comprobé que casi me costaba el dinero. Así que bye-bye. En cuanto, a los medios locales, una población, como la citada anteriormente, con 45.000 habitantes, contaba con una televisión, tres semanarios y dos emisoras de radio, una de ellas, de Onda Cero, que aún pervive. Y retomando el tema del intrusismo, después de esta enumeración de puestos de trabajo, licenciados de periodismo tan sólo  éramos unos cuantos, si la memoria no falla 4, y estábamos terminando la carrera, los demás, venían de gremios muy distintos. Sobresaliente era el caso de la TeleAntequera, no había nadie con la formación adecuada. Pero, bueno, para su tiempo el producto era del encanto de las televisiones locales. Y lo cierto es que, que aunque estaba de media jornada, me pagaban 40.000 pesetas, luego conseguí en el 99, que me ampliarán la jornada, y pasé a las 80.000 pesetas. En fin, un sueldazo. Y unas condiciones magníficas: no había descanso si estabas de guardia el fin de semana, e incluía ir a poner una cinta superVHS, con una misa grabada los domingos por la mañana. Así que sin duda alguna, la precariedad laboral ya existía por aquellos años. Tampoco, a mis compañeros les iba mucho mejor, porque muchos no tenían contrato. Y claro, cuando los fueron despidiendo, no tuvieron derecho a nada.

La década de 2000

A principios del siglo XXI, fue bastante curioso, nosotros tuvimos la suerte o la desgracia de que llegó Localia a nuestras vidas. TeleAntequera fue comprada por ellos. Aquí, aunque disponíamos de más medios, pegamos el salto de lo análogico a lo digital, poco a poco nos fueron sobrando cámaras, porque de cuatro redactores pasamos a uno.  Y aún así, en el fondo éramos unos privilegiados porque insistó teníamos contrato, y pagas extras, y nuestro sueldo rondaba los 800 euros. Ser mileurista era un sueño, que tan sólo podías alcanzar, si colaborabas para otros medios. En mi caso, para el Correo de Málaga, tan sólo duro un año y medio. Viñeta de Jrmora Para las elecciones de 2004, en plena supuesta bonanza económica, llamaba la atención, como nacían nuevos medios de comunicación. Recuerdo, que por ejemplo, un empresario dedicado a la distribución del gas, montó hasta un semanario nuevo en la comarca, aguantó algún tiempo, pero su caída fue lógica porque se cumplió el dicho popular de zapatero a tus zapatos. Y desde luego, los profesionales no pueden luchar contrar el desconocimiento de sus jefes… Tampoco era mejor la situación de mis compañeros, porque si antes un delegado de un medio provincial más o menos vivía con su sueldo fijo, en el 2006 me ofrecieron por cubrir la comarca , 250 euros al mes, y por supuesto, sin ningún tipo de contrato. Es más, el Sindicato de Periodistas de Andalucía, por aquellos años lanzó la campaña de “MI PRECARIEDAD, TU DESINFORMACIÓN”. Por avatares de la vida, y después, del triste final de Localia, que ya todos sabemos, pues a empezar de nuevo, y en 2007 aterricé en un medio público de cobertura regional. Descubrí que otro mundo era posible, que lo excepcional debería ser la norma. Pero, también, tiene trampa. Porque si estás cubriendo bajas, pues ya sabemos lo que te queda: no poder hacer planes y la maleta siempre a cuestas. Pero, es otro tema, que lo dejaremos, de momento, en la recámara. Mientras tanto, entre contrato y contrato, en 2008,   llegué a la Asociación de Prensa de Málaga, y para mí fue el peor trabajo que he tenido en mi vida, eso sí, cuanto a respeto al horario no tengo nada que decir, pero tan sólo un detalle, consulté con un abogado laboralista, y me dijo que el convenio que me estaban aplicando llevaba años derogado: penoso. Me fuí a casa.

El presente

Por eso, yo me pregunto cuando ha habido buenos tiempos para los periodistas...Sinceramente, creo que ahora la situación está llegando a unos límites insospechados, y que directamente, está siendo una carrera hacia el subsuelo de los derechos laborales. Cada vez más paro, más ERES, más CIERRES, pero ninguna revolución, para intentar frenar esta sangría que lleva muchos años incrustada en el día a día del profesional de la información. En fin, como digo siempre, habrá que seguir sobreviviendo…