Por qué tenemos que “reflexionar”

Su origen está en aquellas primeras elecciones democráticas españolas

Hay países donde no existe y en otros donde  la jornada dura hasta 3 días


Hoy vivimos la jornada de reflexión, para muchos es una auténtica tontería, sobre todo porque cómo impedir la libertad de expresión de los ciudadanos. Es directamente imposible, y somos muchos los que no entendemos el porqué no se puede hablar públicamente de política en un día como éste. Es más, hay otros que pensamos que  nos dejarán tranquilos por un día. En especial en el desarrollo de esta campaña que ha sido muy aburrida, centrada en los titulares  de los candidatos madrileños, ni siquiera todos, únicamente en los de  Esperanza Aguirre y sus “mamandurrias” y en menor medida, en Rita Barberá y en  sus lujos a costa de las arcas valencianas, y en las encuestas que un día daban la victoria en Barcelona a Trías y otros a Alda Colau, pero poco más.

Por eso, busquemos el origen de  la jornada de reflexión y en qué consiste, a qué nos obliga y si existen otros países donde se practique.

Origen

El origen de la jornada reflexión o veda electoral hay que buscarlo en la Transición, se estableció por un decreto-ley en 1977, y ahí sigue. Su objetivo fundamental era evitar enfrentamientos e incidentes entre los simpatizantes de los distintos partidos horas antes de la cita electoral. Con la llegada de los sondeos a los medios, se incorporaron disposiciones para que sus resultados no influyeran en los votantes. Quizás, como ya se demostró en las pasadas elecciones municipales con el 15-M haya llegado el momento de revisar este concepto Y seamos realistas, a estas alturas ya habremos decidido lo primero, ir a votar o no, y lo segundo, a quien.

La ley obliga

Para saber a lo que estamos obligados  en este día tenemos que acudir al texto de  Ley Orgánica 5/, de 19 de junio, del Régimen Electoral General.  Aquí encontraremos la respuestas. Así, en su artículo 53 se dice específicamente:

⌈ no se puede ni repartir propaganda ni pedir directamente el voto.

En el 69.7 se advierte: 

Durante los cinco días anteriores al de la votación queda prohibida la publicación y difusión de sondeos electorales por cualquier medio de comunicación.El objetivo de esto es permitir la reflexión no condicionada del votante.

Artículo 91.4 se señala:

Nadie puede entrar en el local de la Sección electoral con armas ni instrumentos susceptibles de ser usados como tales. El Presidente ordenará la inmediata expulsión de quienes infrinjan este precepto.

Artículo 93 se indica:

⌈ Ni en los locales de las Secciones ni en las inmediaciones de los mismos se podrá realizar propaganda electoral de ningún género. Tampoco podrán formarse grupos susceptibles de entorpecer, de cualquier manera que sea, el acceso a los locales, ni se admitirá la presencia en las proximidades de quien o quienes puedan dificultar o coaccionar el libre ejercicio del derecho de voto.

Esto es lo que dice la ley, y la confusión viene en determinar que es pedir directamente el voto en el caso de los ciudadanos. Lo que abre un interesante debate. Hasta qué punto reflexionar en voz alta, con el efecto amplificador de las redes sociales,  sobre lo que se piensa de un determinado partido es pedir el voto para una determinada formación. Y otra cuestión, acaso, en la jornada de reflexión se limita el derecho de expresión recogido en la Constitución. Pues bien, para estas interrogantes, de momento, no existe una respuesta clara. 

En otros países

Según recoge la prensa nacional nos encontramos con:

Estados Unidos: La campaña electoral se desarrolla hasta el último momento, aunque con algunas limitaciones, los candidatos no piden el voto expresamente, pero sí se publican sondeos aunque los colegios electorales no estén cerrados aún.

Francia: No es oficial la jornada de reflexión. Pero,  no se convocan mítines, ni se reparte propaganda electoral, tampoco, existen intervenciones televisivas de los candidatos. No se publican sondeos.

Portugal: Es curioso este caso, está en vigor desde 1974. Los medios guardan silencio, pero, por lo general el Diário de Notícia lo rompe y paga su multa correspondiente. Los semanarios adelantan su salida al viernes, para no hacerlo coincidir con la jornada de reflexión.

Reino Unido: La campaña se  desarrolla hasta el último momento, y no se prohíben las manifestaciones. La única limitación es que este tipo de actos electorales no se hagan en un radio de 25o metros de la entrada a un colegio.

Alemania: Las leyes alemanas no fijan ninguna jornada. Pero, los partidos suelen acordar un día de descanso, aunque, no es de obligado cumplimiento. La campaña se puede desarrollar hasta las cero horas del día de los comicios.Y tampoco, se pueden difundir sondeos a pie de urna hasta que no se cierren los colegios.

Argentina: Está prohibido “realizar actos públicos de proselitismo, publicación y difusión de encuestas o sondeos preelectorales”, en las 48 horas previas al inicio de la votación y hasta el momento del cierre.  En México dura hasta 3 días. Y lo curioso, se prohíbe la venta de alcohol en ese período. Y, además, durante el día electoral quedan prohibidos los espectáculos populares, fiestas teatrales y deportivas y toda clase de reunión pública.

 

Referencias y fuentes 

  1. Veda electoral
  2. Ley Régimen Electoral  5/1985

.patitas