Ni un 10% de los españoles acuden a las plazas de toros

toros

Con la llegada de las primeras ferias comienzan los espectáculos taurinos, pero,  cabe preguntarse si el  mundo del toro vive su mejor momento o necesita de las subvenciones para poder sobrevivir. Para contestar a estas preguntas, varios datos. En 2017, ni 1 de cada 10 españoles acudieron a un festejo. Según datos oficiales, de ese mundo sólo viven directamente alrededor de unas 11.000 personas, de ellas tan sólo 277 son mujeres. Aunque, no se sabe con certeza, se calcula que anualmente recibe entre 500 millones y 700 millones de subvenciones.

Más información

Fiesta o tragedia

En este 2015 ya han muerto once personas en distintos festejos taurinos.  En dos de estos incidentes, la   tragedia se desencadenó posiblemente por el uso del móvil.  Desde el año 2000 hasta julio de 2014, en la comunidad valenciana por esta causa han fallecido 44 víctimas, y se han producido más de 8.000 heridos.

Este verano está siendo especialmente trágico por los festejos taurinos. En apenas unos meses,   han muerto corneados por toros o vaquillas entre 7 y 10 personas, dependiendo de la fuente. La mitad de ellos han fallecido en menos de una semana.

Esta temporada negra, algunos hablan de la más desafortunada en las dos últimas década,  ha reabierto un viejo debate, si son seguros o no este tipo de eventos.  Aunque, de momento, esta pregunta sigue sin discernirse, si podemos saber cuantas personas en total han muerto participando en estas polémicas tradiciones. Tratemos de averiguarlo.

Sin datos  públicos del Gobierno

Lo primero que sorprende es que se creó una Oficina Central de Asuntos Taurinos que depende la Policía Nacional, pero, entre sus atribuciones no está el elaborar un registro de estos casos. Fundamentalmente, está destinada a evitar que los toros sean manipulados a través de drogas y otras sustancias que alteren su comportamiento natural, según recoge una resolución de  27 de  abril de 2013.  

 

“Entre las competencias atribuidas por el Reglamento a los presidentes y delegados gubernativos hay que destacar la persecución del fraude por manipulación de las astas de reses lidiadas y adulteración en el comportamiento natural de los animales participantes a través del suministro de sustancias tóxicas y prohibidas.”

 

Así que este organismo tan específico en este sentido no nos aporta nada. Por otro lado, el Ministerio de Cultura, también, muestra estadísticas de lo que denominan al igual que el de Interior, Asuntos Taurinos. Pero, si buceamos por su contenido encontramos información sobre el número de festejos, toreros o escuelas de tauromaquia, y poco más. Sin embargo, para un tema tan importante como el número de accidentes o negligencias  que se producen, que en demasiadas ocasiones causa la muerte, los datos son confusos.

 

mini

Captura de web del Ministerio de Cultura. Gobierno de España

En consecuencia, por esta vía no llegamos a ninguna conclusión. Habrá que tirar de hemeroteca para solventar nuestra duda inicial.

Balance de este negro verano

Como ya se intuye no hay consenso en el número de fallecidos en estas circunstancias. Según datos del diario Ideal son diez personas. La crónica  negra comenzó el pasado 24 de junio, moría un hombre de 43 años en la fiesta del toro de San Juan de Coria, en Cáceres. Al día siguiente, en un pueblo de Tarragona, celebrando el toro embolado era corneado otro varón.

El mes de julio empezaba fuerte, con la muerte de un hombre de 54 años en los festejos taurinos del barrio del Grau, en Castellón. El día 12, un turista francés de 44 años perdía la vida, fue corneado por un toro en Pedreguer en Alicante. Grababa el encierro con su móvil.

 Y en este Agosto, ya se cuentan seis víctimas mortales. El día 4, fallecía un anciano de 89 años. Veía el encierro de vaquillas de Gata en Alicante,  en una zona acotada y supuestamente segura, cuando el animal metió la cabeza y lo golpeó. Al caer al suelo se desnucó.

El 9 de este mismo mes, un joven francés, también, grababa el encierro de Villaseca de la Sagra, cuando no se dio cuenta de que un toro se le venía encima.  

Más, las cuatro cogidas de este fin de semana, en las fiestas de Museros, Alicante, junto a él de Blanca en Murcia, Peñafiel, Valladolid,  y Lerín en Navarra.

 

Vídeo de Museros (2013)  

 

Otros años

A este 2015 hay que sumar otra víctima mortal de mayo, un joven corneado en Benissa, también, en la provincia alicantina. En total suman once personas muertas en distintos encierros y festejos taurinos,  muchos de ellos en el Levante. 

Si comparemos estos números  en relación a otros años, la conclusión es fácil, este 2015 está siendo especialmente trágico. Supera ya a 2009, con 10 fallecidos. Por contra, 2014 se saldó con uno solo, y en 2013 murieron de esta forma cuatro personas. 

 

evolucion

Evolución por años. Gráfico: @lagatoflauta

En estos números llama la atención que muchas de estas muertes se han producido en las fiestas de los bous, en la comunidad valenciana. Pues, de esta celebración si se disponen de datos oficiales, aunque sea de manera indirecta. La diputada de Esquerra, Esther López Barceló, en julio de 2014 solicitó a las Cortes que se prohibieran. Su argumento fue la seguridad, en entredicho, tras resultar herida de gravedad una joven de 23 años. 

Para dar profundidad a su propuesta recopiló todos los casos que se habían  producido desde que la Generalitat aprobara el decreto de regulación de los bous al carrer, con cifras de la Conselleria de la Gobernación. Esto es desde 2007 hasta cuando presentó su propuesta, en el verano anterior. El resultado,  22 víctimas se había cobrado esta fiesta  sólo en su región   más 4.527 heridos.

Si echamos la vista atrás, desde 2000 hasta julio de 2014 la cifra se elevaba a 44 muertos y 8.000 heridos en 6.139 festejos, desarrollados en 285 municipios de esta comunidad.  Cantidades que, al menos, deberían invitarnos a la reflexión.

Bous al carrer. Foto: Ajuntament De Vilamarxant

Bous al carrer. Foto: Ajuntament de Vilamarxant

Posibles causas

En principio, sería irresponsable determinar una única causa de estas muertes que se han producido cuando las víctimas estaban en una “peligrosa fiesta”. Es evidente  que acudir a un encierro con toros conlleva asumir un riesgo, pero, hay algunos factores que hacen esta práctica sea aún más arriesgada para la vida de los asistentes. Entre ellos están la falta de experiencia, la masificación en estas celebraciones, el abuso del alcohol y otras drogas, el cansancio tras una noche de desfase, y por supuesto, la poca eficacia en las medidas de protección que se toman por parte de los organizadores. 

También, hay que reconocerlo,  la imprudencia de los participantes puede estar detrás de estas muertes que se podían haber evitado. De hecho, en dos de los fallecimientos de este 2015 estuvieron presentes distracciones por el uso del teléfono móvil.

Precisamente, esto no es una cuestión sin importancia. En los sanfermines fotografiarse en un encierro está multado entre 700 y 1.500 euros, que se puede subir hasta los 3.000 euros de sanción si se pone en peligro  la seguridad de la carrera.

Por eso, acudir a este tipo de festejos es una cuestión seria, ya que no existe el riesgo cero para sus asistentes, y todo hace indicar que cualquier precaución es poca. 

  

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

 

 

patitas

 

 

Hasta 70.000 toros mueren cada año en las diferentes fiestas taurinas

Cada año de media en España se celebran unos 15.000 espectáculos taurinos en los que participan alrededor de unas 10.000 personas de manera profesional como matadores o toreros cómicos. En el último año generó un impacto sobre la economía española de 3.550 millones. En 2013 el Estado recaudó de IVA unos 60 millones. Sin embargo, este sector recibe en concepto de subvenciones hasta unos 700 millones, incluidos unos 130 millones de la Unión Europea. Las encuestas hablan que hasta el 70% de los españoles rechazan este tipo de fiesta y festejo.


Entre las costumbres y tradiciones españolas, una de las más peculiares son los festejos taurinos. Con la primavera y el verano las corridas de toros viven su temporada alta. Pero, cuáles son sus números, cuántos toros mueren formando parte de ese espectáculo o que volumen de negocio genera o cual es el apoyo social con el que cuenta esta actividad, para algunos considerada como arte y cultura  y para otros directamente una tortura contra los animales.

Sus números

Según el partido animalista, PACMA, cada año de media son ejecutados en nuestras plazas de toros unos 10.000 astados. Aunque, la Fundación FAADA eleva este número hasta los 70.000.

En cuanto a los datos oficiales nada se dice del número de animales sacrificados a favor del negocio. Pero, sí otros datos interesantes.  Los recoge el Ministerio de Cultura, Deporte y Educación, a través de su Registro de Profesionales del área de Interior, y a partir de ahí se elaboran las Estadísticas de Asuntos Taurinos, dentro del Plan Estratégico de Fomento y Protección de la Tauromaquia. Es decir, para el Gobierno de España esta salvajada merece gastarse dinero público y apuesta por su promoción.

Entremos en sus datos referidos a 2014, en España se celebraron un total de 1.868 festejos taurinos, de los cuales 398 fueron corridas de toros, 348 novilladas sin picadores, 242 novilladas con picadores, 238 festivales  y 212 festejos de rejones  más  becerradas, festejos mixtos, corridas mixtas con rejones y toreo cómico. Es decir, estos números se refieren a las clásicas corridas de toros o novilladas.  Una cifra que venía a romper con la tendencia a la baja de años anteriores, al producirse un incremento del 0,5% en el número de espectáculos de esta índole.

 

Pero, hay más, en total, los espectáculos y fiestas relacionadas con los toros fueron 15.848, incluyendo a los festejos, aquí englobamos otras manifestaciones como los toros embolados o el Toro de la Vega.

Y otro dato significativo, cuatro comunidades autónomas, Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Comunidad de Madrid concentran el 77,6% de los festejos taurinos celebrados en 2014.

 En cuanto al número de personas que se dedican a ganar dinero a costa del sufrimiento animal, tenemos que en 2014 oficialmente existen 10.194 profesionales. De ellos únicamente, 249 son mujeres.  Por otro lado, se ha experimentado una subida del 2,2% en el número de matadores de toros, un 4,2% en los toreros cómicos y un 7,6% en los mozos de espada en relación a 2013.

 

Tampoco, podemos olvidarnos de las empresas ganaderas, inscritas oficialmente hasta el 31 de diciembre de 2014 eran 1.339. Un número que lleva en caída desde hace varios años. Y en cuanto, a las escuelas taurinas nos encontramos con un total de 52, casi la mitad en Andalucía.

 

Hasta 3.550 millones de euros de volumen de negocio

Según el diario Expansión que recoge los datos de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos los toros tuvieron un impacto sobre la economía española de 3.550 millones de euros en 2014. Unos 680 millones son directos, por la venta de entradas, derechos televisivos o la venta de la carne de las reses. Otros 1.610 millones obedecen al movimiento turístico. Se benefician hoteles, bares y restaurantes, incluso, y transportes.

En esa misma información se afirma que con  este volumen de negocio se podría pagar la pensión media a 250.000 personas. Y que esta cantidad es superior al presupuesto de ocho de los 15 ministerios que existen.

Por otro lado, en una información publicada por el Diario de León se arrojaba más luz sobre la rentabilidad de este negocio, en esta ocasión para el Estado. Decía que en 2013 acudieron a diversos espectáculos de este tipo 24 millones de  espectadores y que había generado por este concepto 1.100 millones de euros, y de los cuales 60 millones habían ido a parar las arcas públicas por la recaudación del IVA.  Estas cantidades suponían un 18% más que el dinero tributado por el cine español para el mismo período de tiempo.

Y estos  cálculos concluyen que la feria de San Isidro dejó en Madrid, a lo largo de todo un mes,  61’8 millones de euros, por los 26’2 de los Sanfermines de Pamplona, los 17’9 de la feria de Abril de Sevilla y los 13’2 de las Corridas Generales de Bilbao.

47 euros por familia

Finalmente, el mundo de los toros de lidia es un sector altamente subvencionado. Por ejemplo, recibe directamente de la Unión Europea 130 millones de euros, como publicó el diario.es. A lo que sumar otro tipo de subvenciones locales, autonómicas y estatales. En total, según recogen distintos medios el  dinero  destinado a la tortura animal son 700 millones de euros, salidos de nuestros impuestos. Dicho de otro modo, según FAADA sale a una media de 47 euros por familia.

 Aceptación social

Volviendo al estudio de la Asociación de Organizadores de Espectáculos Taurinos, en él se dice que en 2014 hasta un 5% de la población acudió a una plaza de toros, unos 6 millones de personas. Repuntando en un 4,97% en relación a 2013. Este informe se muestra muy optimista y dice que los festejos populares no sólo se ha recuperado, sino disparado.  El toro pisó la calle en 16.313 ocasiones, casi un 17% más en relación al período anterior.

En cuanto a los datos oficiales lo plantea por porcentaje de españoles, según el Ministerio de Cultura, y son los datos más actualizados de los que se disponen entre 2010 y 2011 representaba un 8,5% de la población, cuando entre 2006 a 2007 alcanzó hasta el 9,8%. Lo curioso es que este tanto  por ciento los relaciona con que estas personas, también, acuden a otras actividades culturales.  

Supongo que será un intento burdo de decir que los que van son personas muy “cultas”. Veamos un ejemplo, literal:

captura

Y otro dato llamativo, es que el porcentaje de edad que más acudió a las plazas son precisamente, los jóvenes de entre 15 a 24 años. 

 

La Fundación FAADA, también, recoge los datos de una encuesta realizada por la empresa Gallup en 2008 donde se decía que el 70% de los españoles rechazan las corridas de toros como espectáculo que maltrata y mata a las reses de lidia. Un porcentaje que se eleva hasta el 85% entre los jóvenes  de 14 a 24 años.

Sin embargo, en los datos del Gobierno, como hemos visto anteriormente,  son los que más acuden a las plazas.

 

De hecho el pasado 23 de diciembre de 2014 el Partido Andalucista realizó en Málaga un simbólico referéndum sobre la abolición de las corridas de toros, y hasta un 75% de los votantes están de acuerdo con prohibir este tipo de festejos.

Lugares libres de espectáculos taurinos

De momento, a pesar de los intentos de prohibición de la celebración de espectáculos taurinos, las únicas comunidades que se libran son Cataluña y Canarias. En muchas regiones están declaradas como Bien de Interés Cultural como es el caso de Madrid.

viñeta toro

Las fiestas populares más “salvajes”

Según cálculos de FAADA cada año unos 60.000 animales son maltratados en las fiestas populares. Y es que hay demasiadas. A continuación, repasamos aquellas cinco donde la crueldad es el leitmotiv de la celebración. Aquellas que más escandalizan.

Toro “Embolao” o de Fuego

Esta fiesta se celebra en distintos puntos de nuestra geografía como Medinaceli o en Amposta. En la comunidad valenciana se cree que son sometidos a esta tortura unos 1.200 toros al año. Se les coloca sobre los cuernos unas bolas que son prendidas. Con frecuencia las chispas les queman los ojos. El estrés que los provoca verse con fuego es terrible, cabecean y babean.   En ocasiones, se les pone hasta fuegos artificiales. Las técnicas para colocarles estos artilugios son diversas, desde inmovilizarlos  atándolos hasta golpes que les provocan hemorragias. Sangran por la nariz y la boca.

Toro Ensogado

Se atan los toros con una cuerda y son guiados por las calles hasta que llegan a una plaza o directamente para que caigan al agua, en medio de una gran gentío. Se realizan toros o vacas ensogados en las Terres de l’Ebre (Cataluña), Aragón, Castilla-León, La Rioja, Navarra, Andalucía, Castilla-la-Mancha, País Vasco y la Comunidad Valenciana.En Jaráiz de a Vera (Cáceres) se termina matando al animal a machetazos. 

Toros al mar

Son perseguidos y acorralados hasta que caen al mar. A veces  el animal muere ahogado. Se celebra en  hace en Denia (Alicante), en Beas del Segura (Jaén) y diversas localidades de Tarragona y Valencia como Moncada. 

El Toro de  Coria 

Se celebra en la localidad cacereña de Coria, por las Fiestas de San Juan. La diversión consiste en lanzarles dardos punzantes con unas cerbatanas por todo el cuerpo, incluido ojos o morro. Así, durante horas. Cuando llega a la plaza, el martirio no termina, ya que prosiguen con estos dardos coloridos hasta que es rematado a tiros con una escopeta para cortarles los testículos.

Toro de la Vega

El segundo martes de cada mes de septiembre, Tordesilla se viste con sus mejores galas para celebrar el Toro de la Vega. Consiste en soltar un toro por las calles hasta llegar al campo. Por el camino es acosado con lanzas con puntas afiladas de hasta 33 cm. de largo, clavadas en su cuerpo. El festejo termina cuando el animal herido cae derrumbado al suelo, y entonces, se le apuñala por la nuca. Se cortan los testículos y el rabo como trofeo. Se estima que suele tardar alrededor de una hora.

 

 Entradas relacionadas

Cuando se busca ganar dinero con salvajadas

 

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

 

 

 

patitas