La vuelta al cole, ruina para muchas familias y negocio para otros

Septiembre está ya a la vuelta de la esquina, y con él comienza el nuevo curso escolar. Las familias tienen que afrontar una abultada factura que dependerá de la comunidad donde se encuentre, el nivel de estudios o si sus hijos van a una escuela pública, concertada o privada. Los primeros cálculos hablan de una media de entre 1.200 a 1.600 euros en total.

Estamos a finales de agosto, y ya las familias tienen la vista puesta en la vuelta al colegio de sus hijos. Hecho comprensible, teniendo en cuenta que según  la Confederación de Consumidores y Usuarios de España su coste se ha duplicado en los últimos años.

No sólo son libros, sino que a la larga lista de material escolar, hay que sumar  los uniformes o la  ropa deportiva. Al final  su precio se dispara y supone un obstáculo a superar para muchos españoles. Si nos remitimos al Instituto Nacional de Estadística, y su último informe sobre las condiciones de vida en España, nos encontramos que hasta el 16,1% de los hogares pasa verdaderas dificultades para llegar a fin de mes  y hasta el 42,4% asegura no tener capacidad económica para solventar imprevistos.

Pero, aún puede ser peor. La Fundación Educo a principios de este verano afirmaba que uno de cada 3 niños vivían en riesgo de exclusión social. Cifraba en 200.000 menores los que no podían comer carne o pescado cada dos días por la falta de recursos económicos de sus padres. Por lo que es de esperar que sus familias no puedan comprarles el último estuche de moda.  

Así que de entrada,  ya sabemos que los niños vuelvan a las aulas, no es un alivio para los progenitores,  sino una gran preocupación. Veamos cuanto cuesta.

Suma y sigue

Según el diario económico Negocios.com de media, para el primer día de colegio, los padres habrán tenido que desembolsar unos 1.200 euros por estudiante. Y los que tengan a sus hijos en los colegios concertados podrían llegar hasta  los  1.400 euros y  los  que estudien en las instituciones privadas pagarán unos 1.600 euros, sin tener en cuenta las cotas mensuales o anuales. Inicialmente, parece que este cálculo es exagerado, pero, está en lo cierto.

Desglosemos esta factura, que dependerá de la comunidad donde nos encontremos y de cada caso. Por ejemplo, los niños que vivan en una pequeña ciudad seguramente no necesitarán utilizar el transporte escolar, y el recibo, en consecuencia, bajará. Tampoco, es lo mismo un estudiante de infantil que de Bachillerato.

Según la Asociación Provincial de Amas de Casa y Consumidores Tyrius los valencianos tendrán que pagar entre 428 y 923 euros en esta vuelta a clase. Sin embargo, a los onubenses su factura les oscilará entre los  439 euros para los matriculados en centros públicos, 733 para los concertados y 1.540 para los de privados.  En muchas ocasiones, la principal diferencia de precio está en los uniformes, como señala la Unión de Consumidores de Huelva.

Gasto en uniforme, ropa y calzado

Puede llegar a suponer hasta un tercio del presupuesto. Y aquí es donde se detectan grandes diferencias entre el precio de unos uniformes y otros. Hasta el punto que existe un verdadero mercado de segunda mano por lo elevado del precio.  El diario El Mundo habla de  que de media en la comunidad de Madrid un polo puede costar  unos 20 euros, y hasta 40 euros un pantalón, o el chándal 50 euros.  

Aún nos quedan los zapatos y las zapatillas de deporte que pueden rondar otros 80 euros más. Por lo que en total por estos conceptos nos podríamos estar moviendo entre los 150 y 200 euros. 

Es más, en 2010 desde la Organización de Consumidores y Usuarios se alertaba de que muchos colegios concertados hacían negocio con la venta de sus uniformes. El sistema era sencillo, llegaban a acuerdos de exclusividad con establecimientos por los que recibían un porcentaje  en metálico o bien a cambio de material para el centro. Cuando simplemente la diferencia de  estas prendas  era que llevaban el logotipo de la escuela.

Anteriormente no era obligatorio, y los elementos del mismo, por ejemplo, un pantalón gris se podía adquirir donde se quisiera porque no había ningún modelo oficial.   El diario El País publicó que esta práctica en Asturias había llegado a aumentar su precio hasta en 300 euros. 

Material escolar 

Sigamos sumando. En cuanto al material escolar el mayor desembolso se produce por los libros. El gasto de media supone unos 189 euros en centros públicos, 243 en concertados y 223 en los privados. A lo que hay que añadir libretas, reglas, compás, rotuladores que puede llegar a alcanzar hasta los 100 euros.

Aunque, en 2014, según la prensa nacional tan sólo en 6 comunidades autónomas existían  programas de gratuitad total de los libros de texto. Andalucía, Aragón, Castilla-La Mancha, La Rioja, Navarra y Canarias contaban con ellos. En otras hay gratuidad parcial y ayudas. Por lo que la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, insistía en la necesidad de que estas medidas llegarán a todos los rincones del país.

Transporte y comedor

Ya tenemos libros, material y uniformes, pero, nos queda dependiendo de los niños, transporte escolar y comedor. Gastos que podrían sumar otros 200 euros más.

Foto: María del Mar

Foto: María del Mar

Volumen de negocio

En cuanto al número de alumnos no universitarios que se incorporarán a lo largo del próximo mes de septiembre aún no hay datos en las estadísticas del Ministerio de Educación, los últimos números corresponden al curso 2014/2015. Para hacernos una idea, la   cifra de alumnado matriculado en España durante el curso pasado  para las Enseñanzas de Régimen General no universitarias fue  a 8.090.611, cifra muy similar a la del curso anterior, con el que sólo presenta un incremento de 14.770 alumnos.

El 68,1% de los estudiantes está matriculado en centros públicos, 5.507.913 alumnos en cifras absolutas, y el 31,9% restante en centros privados, 2.582.698 alumnos. Por lo que millones de familias, teniendo o sin tener recursos, tendrán que afrontar este gasto.

Por otro lado, se intuye que la vuelta al cole supone un gran negocio para muchos, y en especial para las editoriales. De esto no hay duda, en especial para las grandes que se concentran en las manos de la Iglesia.

De hecho en 2013,   muchos de los libros de texto que se vendieron pertenecía al Grupo SM: fundada por religiosos marianistas. Son las siglas de Santa María. Edebé, nacida de la mano de la Congregación Salesiana. Hace negocio en todo el mundo con editoriales propias en Argentina, Chile o  México. El Grupo Editorial Luis Vives pertenece al Instituto de los Hermanos Maristas.  La Editorial Bruño, fundada por el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas La Salle.

Incluso, en ese año la Iglesia católica impuso los libros  de sus editoriales en los más de 2.600 centros educativos públicos, más en los que han logrado ser subvencionados, es decir, los concertados de religiosos, y los meramente privados, dirigidos, también, por sacerdotes y monjas, y donde la lógica nos hace pensar que han elegido los de la editoriales afines. En fin, un gran negocio. 

 

 

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

 

 

patitas

 

 

Radiografía de la universidad española

Los rectores de las universidades españoles han alertado sobre la situación económica de sus alumnos. Han publicado un estudio donde se recogen importantes conclusiones. Entre ellas, sólo el 26% de los estudiantes están becados. Y la cuantía media de este dinero ha descendido a los niveles de 2004. Las tasas públicas para poder estudiar son de las más elevadas de Europa, al igual el precio de un máster. 


Sabemos que la crisis nos ha afectado a todos, y por supuesto, a los estudiantes de enseñanzas superiores. Lo difícil es cuantificar este impacto. Los rectores españoles han lanzado la voz de alarma sobre la situación de nuestros universitarios, y lo han hecho a través de un estudio basado en 300.000 datos recogidos entre 2.008 a 2.013.

Sus resultados demuestran que  cada vez es más difícil que el hijo de un simple trabajador pueda pagar la inversión que supone terminar una carrera. Mientras,  antes con ayuda del sistema de becas cualquier persona sin importar su procedencia podía acceder a un título universitario. Era la herramienta más poderosa de ascenso social.

Acceso a la universidad

 Entre sus conclusiones, estamos muy por debajo en las tasas  de acceso a los estudios superiores. Esto es en España tan sólo el 52% de la población en edad de entrar a la universidad se matricula en una carrera. Mientras que la media de la OCDE es de un 58%, en Europa en un 56% y ni de lejos nos acercamos a los Estados Unidos que está en un 71%.

Por otro lado, según este estudio, año tras año de la crisis ha ido mermando el número de universitarios, en el curso 2.103/2014 hubo un 0,44% menos de estudiantes.

 

Otro dato llamativo es que en 2012, tan sólo un 32% de los españoles entre 25 a 64 años tenía estudios superiores, mientras que la media de la OCD está en 33%.Cuestión diferente es la sobre-cualificación ocupacional de los titulados universitarios españoles, que según un reciente informe afecta al 22% de la población activa frente a países como Francia o Alemania que no superan el 15% de sus titulados. Una prueba  más de la dificultades que tienen los universitarios para incorporarse a empleos cualificados.

Tasas

En cuanto a lo que los estudiantes pagan  por las tasas administrativas para poder matricularse de un curso, malas noticias. Se confirma lo que muchos estaban denunciando,  la universidad es  de las  más caras de Europa, en concreto, la cuarta. Tan sólo nos superan Reino Unido, Irlanda e Italia. 

La media española está en 1.257 euros el curso, frente a los 200 de Alemania, 183 de Francia y cero en Escandinavia.  Un desembolso demasiado elevado para las familias, y que sólo sirve para empezar a estudiar, nada más.  A esa cuantía añádele desplazamientos, fotocopias o  el alojamiento. 

Lo que se paga depende de la comunidad autónoma donde estés. Todas las regiones las han subido, pero, no  lo han hecho por igual. En Galicia tan sólo ha sido el incremento del 5%, pero en Cataluña del 158% y en Madrid del 117%.  En Galicia es donde menos se paga, sólo comparable con Andalucía con 757 euros

 

 

Y cuanto al precio medio de un máster es de 2.090 euros por año. También, de los más elevados de Europa. Aquí somos, de nuevo, los cuartos, en Reino Unido vale 4.810 euros, en Irlanda unos 6000 euros y en Grecia supera los 3.500 euros. Por contra, en Francia son 254 euros, y en otros muchos estados totalmente gratuitos como Finlandia o Suecia.

Además, tenemos otro problema extra, el sueldo medio español no es  el de otros países de nuestro entorno. Lo digo porque al final si el alumno no tiene beca se lo tendrá que abonar sus padres o buscar una alternativa. Nuestro salario medio en 2014 de 26.162 euros frente al alemán de 45.952 euros, según los datos del portal datosmacro.com. Es decir, que pagar esa tasa de matriculación supone un importante esfuerzo para el presupuesto familiar. Es evidente.

Para comprenderlo mejor, la universidad para una familia gallega supone un 3,5 % de la renta per cápita de la comunidad, pero para una catalana es el 7,5 %, y para quien viva en Castilla y León, Madrid o Comunidad Valenciana es un 6,3 %. 

Becas

Más números de esta radiografía de la universidad española realizada por los propios rectores. La cuantía de las becas ha bajado hasta los niveles de 2004. Terrible cuando todos los productos de primera necesidad han incrementado sus precios. Por ejemplo, según un estudio de Econolandia de 2004 afirmaba que costaba de media 5,36 euros por metro alquilado. Supongamos que el estudiante comparte piso con cuatro compañeros más, una vivienda de 80 metros cuadrados, hubiera pagado en total 428 euros, ahora, en 2015, está en 667 euros mensuales.

Otro de los gastos importantes es el desplazamiento. Veamos, según un estudio realizado por UGT en 2004 el coste del bono joven mensual  zona A era de 23,60 euros, ahora, vale 35 euros. Como se observa con ese dinero se pueden adquirir menos bienes y productos porque todo se ha encarecido.

Hasta el curso 2011/2012 cada año se iba incrementando el presupuesto destinado para becas, pero, a partir de ese punto ha ido descendiendo. Aunque, nunca se tiró la casa por la ventana se destinaba el 0,1% del PIB frente al 0,3% de los países de la OCDE. La reducción más drástica se vivió en el curso anterior con 50 millones menos.

El problema está en que con la crisis más familias están dentro de los parámetros económicos que se establecieron para acceder a una beca, pero, se dispone de menos dinero para repartir. No obstante, tan sólo el 26% de los universitarios reciben ayuda, en Reino Unido hasta el 40% tienen beca.

Así la cuantía media de una beca en España está en 2.562 euros. Una cifra insuficiente porque con eso no cubren todos los gastos que se derivan de estar estudiando. En muchos casos, supone o desplazamientos diarios en autobús o tren de cercanías para poder llegar desde el municipio de residencia hasta la facultad o tener que alquilar una habitación por la distancia. Desde 2.008 hasta 2.014 los estudiantes reciben un 15% menos de beca. Y encima, no en un sólo pago, sino fraccionado.

Por supuesto, también, recoge el estudio de los rectores que ha bajado el presupuesto dedicado a la investigación hasta los niveles de 2007, pero, se ha mantenido el crecimiento porque se han optimizado los recursos.

 

Si te ha gustado y quieres colaborar:

 

 

O también, puedes convertirte en un humilde patrocinador:

patreon chico

patitas

 

 

Otras entradas relacionadas

 Cuarenta y dos mil matriculados menos

1,6 millones de subempleados

 

Cuarenta y dos mil matriculaciones menos en las universidades públicas

Se acaban de conocer los últimos datos del Ministerio de Educación sobre el número de matriculaciones universitarias. Y la primera conclusión,  se ha producido un descenso en el número de estudiantes universitarios en las públicas, unos 42.578 menos. Dicho de otro modo, hay un 3,4%  menos que en el curso anterior. Se matricularon en las distintas carreras una población de 1.196.564 personas, frente a las de 1.239.142.

Causas de esta caída

Estos números vienen a demostrar que continúa la tendencia ya detectada en 2013/2014, ya que, también, descendió el número de las matriculaciones. En aquel momento y ahora,  las fuentes oficiales explican este hecho afirmando que se debe a una reducción en la población entre 18 y 24 años. Pero, esta opinión no es compartida por los sindicatos.

De hecho, Comisiones Obreras, por ejemplo, lo achaca a la subida de las tasas y los recortes de las becas que dejan fuera a muchos estudiantes. Y algo de razón deben tener porque a pesar de este descenso han aumentado las matriculaciones en los masters de las privadas y las de la Iglesia.

15715648375_1052bb533a_z

Autor: Iglesia de Valladolid. Encuentro Univesitario

Para hacernos una idea, este sindicato recuerda que  en el curso 2008-09 los alumnos de las privadas representaban el 15,21% del total y ahora el 30,19%. Mientras que en los centros públicos el número de universitarios haciendo un máster en el curso 2008-09 suponían el 84,7% del total, en el 2014-15 han sido el 69,8%. 

Para los sindicatos está claro que la reforma del saliente ministro Wert ha beneficiado a los centros privados, cuando cada vez más hay más estudiantes en las universidades privadas en detrimento de las públicas.

UGT incide en esta misma idea, en declaraciones realizadas por sus responsables a los medios se dice  que la universidad ya no es para todos”. En los últimos 3 años 75.000 personas menos se han matriculado, y todo ello por culpa de la reducción de las becas y el incremento de las tasas.

Preferencias

Además, estos datos han señalado otra tendencia, que los alumnos se inclinan más por las humanidades y las ramas  sociales que por  las ciencias. En Ciencias Sociales y Jurídicas se matricularon 632.931 estudiantes, en Ingeniería y Arquitectura 274.976, en Artes y Humanidades 135.240, en Ciencias de la Salud 236.861 y en Ciencias 81.332. Respecto al pasado curso solo ha subido el número de matriculados en Ciencias de la Salud, en un 2,2%, ya que en el curso 2013/2014  hubo 231.664 alumnos. 

En cuanto a la formación no presencial se ha producido descenso en términos generales, pero, sí que han aumentado las matriculaciones en la Universidad Nacional Española a Distancia, UNED. En total han sido unas 160.000 personas las que optaron por esta vía.

 

 

patitas