Sí, señor, esto es democracia, insultar a los que no me han votado

Seguimos de resaca electoral, y los partidos mueven ficha. El primero, el Partido Socialista Obrero Español, de momento, han rodado cabezas. Alfredo Pérez Rubalcaba se va, y Paxti López, no se sabe a que obedece su estrategia,  también, deja de la dirección del País Vasco. No entraré en quinielas, ya que francamente, no me importa ni uno ni otro, ni él  del más allá. Lo único evidente es que los socialistas al día siguiente manifestaron estar  pensando en su incierto futuro. Entre ellos andan   cuchillo en mano, eso sí de la forma más civilizada posible.  Planeando cómo ocupar ese vacío de liderazgo, si es que alguna vez existió.   Que si Congreso, que si primarias. Mirando su ombligo. Simplemente, lo  recuerdo,  porque parece necesario,  que el pueblo sigue siendo soberano. Aunque sea cada cuatro o cinco años  cuando votamos. De hecho, los populares han comenzado su propia campaña, tras conocer los resultados, aunque han perdido dos millones y medio de votos, de 24 escaños se han quedado en 16. Sacaron pecho, y las palabras de Miguel Ángel Arias Cañete fueron que habían ganado  al PSOE. Cierto es que no saltaron en los balcones como en ocasiones anteriores. Pero, conforme han ido pasando las horas, los populares están mostrando su verdadera cara. De sus cómplices en políticas, me refiero al PSOE, que han acabado  con  la clase media, prácticamente ya inexistente, no han vuelto a decir nada.   Volviendo a la traición del pueblo, fruto del bipartidismo, puesto que desde hace 30 años  los únicos que se han ido alternando  en el gobierno han sido ellos, los números no mienten. El último estudio publicado por el Instituto Nacional de Estadística, recogido por los medios afirma que el 20 por ciento de los españoles vivimos por debajo del umbral de la pobreza. Encima, para que esta cifra no sea directamente tildada de escandalosa, han bajado la cantidad de dinero por la cual pasas a ser pobre oficial.  Mientras, el Fondo Monetario Internacional ha recomendado que se suba aún más el IVA. Pero, no acaba aquí la cosa.  Es más, hoy mismo ha salido otro estudio  de la Organización Mundial de la Salud, alertando que en España cada vez hay menos médicos, enfermeras, y hospitales.  Da igual que tan hace dos días, una joven  paciente muriese en las urgencias, y que nadie la atendiese, según los testimonios de los familiares.Porque no he visto tomar ninguna medida real  para evitarlo, a pesar de que éste no es el primer caso. Tan sólo se anuncia una investigación, y a otra cosa mariposa.  En fin, esto no hay por donde cogerlo. 270514-bipartidismo Lo único que me gusta de las campañas electorales es que los grandes partidos, por estas fechas,  sufren un proceso de humanización, y entonces, se  acuerdan de los ciudadanos. Hablan de sanidad, empleo, educación, y de lo que nos quieren. Incluso, en los pueblos más pequeños te saludan con gran afecto.  Una vez pasado este breve tiempo, volvemos a lo de siempre. El contacto con los ciudadanos invisibles desaparece. En definitiva, lo tengo superclaro, las elecciones son un teatro de la democracia dirigido al voto, no a la persona. Sigamos con las reacciones, que es el objeto de este artículo. Ha ido transcurriendo el  día y  se han ido desatando. Todo porque tienen miedo a esta ruptura del bipartidismo, directamente, a Podemos que ha irrumpido, de repente con tanta fuerza. En tres  meses, sin medios, tan sólo con el apoyo ciudadano,y sin financiación de bancos, sino de particulares, han logrado 5 escaños.Por eso, sin reconocerlo les tienen miedo. A sus votantes, más de un millón doscientos mil,  junto a los de Izquierda Plural,  otro millón seiscientos mil, los han llamado radicales de extrema izquierda. Incluso, los han acusado de rodear el Congreso. Por la cara, a casi tres millones de personas las han calificado  como violentas.
a
  Proseguimos.También,  a esos mismos electores, más concretamente a los de Podemos, los han llamado freakes. Ésta vez de la mano de un asesor del Partido Popular.   Y la más grave, la alcaldesa de Fuengirola, ha comparado al número uno de dicha formación con Hitler. Pero, es que la caverna mediática, como Isabel San Sebastián, tampoco, se queda atrás, y habla de los enemigos de España. Y lo hace en una entrevista al popular Gonzalez Pons que dice que Pablo Iglesias es simpatizante hasta del régimen iraní. A esto lo llamo “ser demócrata y buen perdedor”. Cuando no me gusta lo que los españoles libremente eligen los insulto. Sorprendente porque como partido de gobierno deben velar por todos, no sólo por los que han votado.Y en este caso, sus palabras son ofensivas para millones. Por supuesto, no olvido meter miedo, mucho miedo. Directamente, al oponente literalmente lo convierto en el demonio con cuernos. Menudo nivelazo, y ¿estos son nuestros salvadores? En conclusión, nos llevan a la más absoluta miseria.Y son ellos los temerosos del poder de la democracia.

Y gira la rueda

Cuando nos encontramos en plena campaña electoral para elegir a nuestros representantes en Europa,  los candidatos se esfuerzan tímidamente en parecer que lo más importante somos nosotros.Mientras, los ciudadanos de bien pasamos 3 kilos y medio de sus vacíos y tediosos discursos. En ocasiones, por sus palabras teñidas de demagogia, simplismo,  millones de mentiras y mensajes manipulados.En definitiva, me da la sensación de que escenifican un teatro, destinado al votante. Lo único que consiguen es alejarnos de la política. De hecho, a veces, me pregunto si esto no obedece a una estrategia planificada, y eso que no soy amiga de las conspiraciones,   que consolida  un sistema que ha demostrado su perversión. Me refiero, a que tal es el divorcio entre la élite y el pueblo,  que directamente pasamos de ir a votar, y los que van son los fieles, que los hay, de cada partido. publicidad-electoral Resultado, seguimos entregando el poder a los mismos.  Un absurdo, ya que, si hacemos lo mismo una y mil veces, lo lógico es que todo siga igual.Recurramos al lenguaje sabio de la calle, colocamos en las instituciones  a los mismos perros con distintos collares. Nada más.  Matices ideológicos que tratan de diferenciarlos. Por ejemplo, es impensable que los populares hubieran aprobado la ley del matrimonio homosexual, y que los socialistas pretendan poner en marcha una reforma del aborto tan restrictiva y moralista como la de Gallardón. Pero, la verdad, en las grandes leyes económicas que nos afectan a todos,  abocándonos a la clase obrera a la ruina, aquí no hay diferencia. Otra de las claves de esta separación entre políticos y ciudadanos, a parte de la corrupción, la falta de ejemplo, la prepotencia…La clave, a mi criterio, está   en que ellos viven en un mundo imaginario,  en un mundo paralelo, y nosotros en la dura realidad diaria. Cuando hablan de macroeconomía, primas de riesgos o de previsiones de crecimiento, muchas familias ven como en sus carteras no tienen ni un triste euro. Y los que tienen la potestad de cambiarlo, directamente, siguen perdidos gobernando para los que tienen. Tal es así, que medio millón de escolares  este verano no comerán. Se les acaba la beca comedor, puesto que como todos sabemos los colegios cierran,   lo que les  garantizaba una comida completa al día.  Cuando leo informes como éste, es inevitable que surja tristeza, y una gran impotencia. Se rescatan bancos, autopistas… pero, se ignoran a los enfermos de cáncer. Por no hablar de los desahucios, una media de 184 diarios. En tan sólo seis meses  más de 35.000 familias se quedaron sin su casa. Y así podríamos seguir hablando un buen rato de números reales, de dramas personales que parecen no importan a los que tienen el poder. Qué tristeza que lo más destacado de esta campaña sea el machismo de Miguel Ángel Arias Cañete, y cómo trata de rentabilizarlo el equipo de  Elena Valenciano. En vez de buscar soluciones, de introducir en el debate los verdaderos problemas que sufrimos los ciudadanos. Llegó a la conclusión, que no les importan, mientras que este sistema perverso siga girando y girando.