Siguen aumentando los contratos por horas

Baja el número de parados inscritos en las oficinas
El 90% de las contrataciones son temporales.  Y ha subido en un 20% los contratos por horas

El paro baja, según los datos del Servicio Público de Empleo, ha descendido  en este mes de marzo en 60.214 personas. Pero, aún sigue siendo demasiada abultado el número de desempleados que se sitúa en 4.451.939 desempleados. Unos datos que son interpretados por el Gobierno como muy positivos, dicen que es el mayor descenso de los últimos 13 años. Esto es lo que se llama la cocina de una encuesta, porque podemos enfocar la atención sobre aquello que nos interesa, y así montar un discurso adecuado para nuestras tesis.

Por eso, a mí me interesa la auténtica realidad. Para empezar, lo que llevan meses y meses destacando estos datos, referidos sólo a las personas que están inscritas en las oficinas de la administración es que el mercado laboral sigue por la senda de la precarización. Es decir, las condiciones laborales de los trabajadores cada vez son peores. Casos concretos hablan de ofertas cercanas a la esclavitud. Por ejemplo, me consta que a un licenciado le ofrecieron trabajar de jornada muy completa, desde las ocho de la mañana hasta algo tan elástico como cuando terminara. Vamos para hacernos una idea, saldría a partir entre las ocho y la diez de la noche, trabajaría sábados y domingos desde las once de la mañana hasta las dos y ya descansaría un día entre semana. Y todo ello por un sueldo tan impreciso como de 600 a 800 euros al mes. Lo que me lleva a sospechar que pagarían el salario mínimo interprofesional, 648,40.

euribor_economia_sumergida_cueva

Tipos de contratos

Veamos, el Gobierno dice que en este mes de marzo se han registrado  1.441.775.  contratos. Entonces, por qué no se ha traducido en casi un millón y medio de parados menos, y la bajada ha sido sólo de 60.000 personas. La respuesta está en que la inmensa mayoría de estos empleos son temporales. Tan breves que pueden ser de horas, de días o de semanas. Incluso, habrá trabajadores que en un mismo mes hayan firmado varios en la misma empresa o en distintas, en el caso de que su contrato sea parcial. Para lograr mil euros, tienes que trabajar en diferentes  sitios. Lo cual provoca    a efectos estadísticos que se multipliquen el número de contrataciones, lo que será interpretado como señal de la recuperación económica.

Como decía se pone el acento donde nos interesa. Los medios afines informan con cierta euforia camuflada, y dicen que el 10, 1% de los contratos son indefinidos, pero, no es más llamativo y real titular que el 90% son temporales, de una duración determinada, teniendo en cuenta que este dato afecta a más españoles.

En fin, otro de los datos más importantes para profundizar es el número de contratos a tiempo parcial,  suponen un total de 156.233, registran un incremento del 19,15% en relación a igual periodo del año anterior. Esto es siguen creciendo su número. Lo que representa un escalón más en las pésimas condiciones laborales.

Pero aún puede ser peor, recordemos que de esos  1.441.775 contratos,  3 de cada diez han sido temporales por horas, en total, más 450.000. A lo que sumamos 19.644 de carácter formativo y 1.277.840 otro tipo de contratos temporales.

Sin freno en las prestaciones sociales

Y otro dato para la preocupación,  cada año desciende el número de personas que cobran algún tipo de prestación, y lo hace a un ritmo del 13,7. Es más, la tasa de cobertura, el porcentaje de parados registrados que han trabajado antes que tienen acceso a un  subsidio, se coloca en el 55,07%, 5 puntos menos que al año pasado. Ya me dirán como pueden vivir con dignidad estas personas, sino no dependen de la caridad o la economía sumergida. Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:  
    patitas

Vamos a contar parados

Si antes los españoles tuvimos que aprender que era la prima de riesgo, ahora, nos toca saber interpretar los datos del paro, y todo ello, para enmascarar la realidad. Es más, casi todos los medios han titulado, tras conocerse los datos del paro de julio del Servicio Estatal de Empleo, que por primera vez  Rajoy ha bajado el número de parados del anterior gobierno de Zapatero. Fuegos artificiales para los peperos, de 4.422.359 desempleados hemos pasado a  4.419.860. con la ministra Fátima Báñez. Pero, habrá que analizar la letra pequeña, porque me temo que, por el momento, el discurso triunfalista es falso.El lenguaje está lleno de trampas, y las partes interesadas destacan aquello que les beneficia. recuperacion   De estos mismos datos oficiales se desprende que el paro sigue subiendo, lo ha hecho en  32.357 personas más. Y esto es porque a las nuevas contrataciones hay que quitar aquellas que son temporales, y en septiembre muchos de los contratados no seguirán trabajando, debido al paro desestacionalizado. En este último mes se han realizado 1.645.236 contratos. Entonces, por qué no hay un descenso equivalente en el número de parados, porque muchos han perdido su empleo en este período, y otros han sido requeridos por las empresas por días o becas que han finalizado.  Además, nuestra vergonzosa tasa de paro juvenil, los menores de 25 años,  sigue creciendo. Ha aumentado en 1,79% más.  Cuando llegó el nuevo gobierno de Rajoy se hablaba de la herencia recibida de los socialistas para decirnos lo mal que estaba todo, y estábamos pendientes del bono alemán para determinar los intereses que teníamos que pagar por la deuda soberana, y esto justificaba cualquier recorte.  A un año de las elecciones generales el gobierno tiene que vender que son los salvadores de España, y que ellos “solitos” nos han sacado de la crisis, y toca manipular los datos del paro. Menos parados no significa menos paro, puesto que en los últimos años el número de los afiliados a la Seguridad ha caído en  más de 500.000 españoles. Y las razones puede ser muchas, desde extranjeros que se marchan o jóvenes que se van a otros países en busca de una oportunidad. Las urnas  podrían traernos muchas sorpresas, entre ellas, la llegada de Podemos al arco parlamentario. De hecho, en la última encuesta de estimación de voto del Centro de Investigaciones Sociológicas los situaría  como la tercera fuerza política, con un 15,3% de las papeletas escrutadas si se celebrasen hoy los comicios. Un dato que hay que buscar en  la madeja de las cifras, al igual que si nos fijamos bien, el Partido Popular está en caída libre, lleva perdiendo puntos sin parar desde abril de 2013. Entonces, cuatro de cada diez sobres serían para ellos, en la actualidad, tan sólo 3. El Partido Socialista Obrero, tampoco, sale bien parado, tan sólo lograría un 21,3% de los votos. Desde enero de 2013 sigue bajando y bajando. Si sumases las papeletas de ambas formaciones conseguirían un pírrico 51%, y en castellano sincero, esto es que ninguno lograría formar gobierno a no ser que pactasen con otros partidos.euribor-codicia-jrmora Así que con este panorama los mensajes de la corte de Rajoy a su pueblo, insisto,  deben ser que gracias a ellos, y a su “estupenda gestión, estamos al final del túnel. Ya que las grandes números de la macroeconomía no llegan a las familias, y la desigualdad social está creciendo a pasos agigantados. Es decir las diferencias entre las rentas de las familias más pobres frente a las más ricas se están haciendo abismales  con lo que conlleva esta realidad, una merma de la calidad de vida de millones de personas, cuyo objetivo no es el estado de bienestar sino únicamente sobrevivir. Por eso, al Gobierno le toca ocultar la precariedad en el trabajo. Nuestro modelo es el alemán, el de los minijobs, sueldos miserables por unas horas de nuestro tiempo. Así baja la cifra de la pobreza, puesto que aunque ya no estés en las estadísticas del paro, con tu minisueldo, y oficialmente, estés trabajando, es imposible que hagas frente a los gastos del mes. Otro de las grandes indicadores como es el índice de expectativas va, también, cuesta bajo y sin frenos. Osea que los españoles no esperamos que nuestros bolsillos se llenen, es decir, que nuestras perspectivas son que estaremos aún peor,  y esto cada vez más lo piensan más ciudadanos. Concretamente un 3,4% más que el mes pasado. Y por otro lado, en junio de este año un 17,7 % creía que la situación económica era regular, un 41,1% mala, y de bombo y platillo, muy mala un 39,7% muy mala. Curiosamente, tan sólo un 1,1% buena y un 0,1% muy buena. Seguramente, esta décima serán los Botines o los Amancios Ortegas.En cuanto, a las preocupaciones del Barómetro señala que el paro sigue siendo el gran problema que nos quita el sueño, junto a la corrupción y el fraude. Y eso que cuando se realizo la encuesta aún no había confesado Pujol sus delitos fiscales.