en ACTUALIDAD, PERIODISMO DE DATOS

Comparte y comenta
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

Acabamos de conocer que el Estado Islámico ha destruido las ruinas de una nueva ciudad. La tercera reliquia de nuestro pasado en pocas horas.  Se trata de Dur Sharrukin, capital asiria durante el reinado de Sargon II.  Increíble. Este grupo terrorista no tiene limites. De hecho, un día antes ya destruyó Hatra, fundada en el 200 a. C., capital del antiguo Imperio Parto. Antes, el mundo ya mostró su indignación al arrasar  la bíblica Mimrud.   Lo hizo con maquinaria pesada para que no quede huella de esta joya arqueológica del siglo XIII a.C. La ONU ya se ha pronunció  al respecto, y lo calificó  de acto de guerra.

7.Los documentos del Instituto Egipcio

En diciembre de 2011, durante los disturbios vividos entre manifestantes y el ejército se inició un incendio en el Instituto Egipcio. El fuego devoró 160.000 manuscritos y mapas. Entre ellos,  Description de L’Egypte (Descripción de Egipto) encargada por Napoleón Bonaparte. Se trataba de 24 volúmenes con ilustraciones científicas que el propio Napoleón encargó durante su estancia en este país.

8.El Gran Tapiz de Miró, destruido junto con las Torres Gemelas

Al caer las Torres Gemelas en 2001, no sólo desapareció el corazón financiero de los Estados Unidos, sino una de las obras más importantes del pintor Joan Miró, el Gran Tapiz. Un paño de 66 metros cuadrados de lana, cáñamo y cuerda que pereció junto a estos escombros, tras el atentado de Al-qaeda. No desapareció solo, sino con 300 dibujos y esculturas  de Rodin, y obras de Lichenstein.

En el siglo pasado

En las Guerras Mundiales del siglo XX, no sólo desaparecieron miles de personas, sino que, también, lo hicieron obras de arte,  bien confiscadas por los nazis o bien víctimas de incendios.

10. 400 pinturas, en un incendio en la Alemania ya  en manos aliadas

Otra de las grandes desgracias culturales acontecidas fue la pérdida de 400 pinturas. Durante la Segunda Guerra Mundial,  Alemania, al igual que muchos otros países europeos, llevaron  sus obras de arte a lugares  más seguros, en Berlín, uno de estos centros fue el búnker en Friedrichshain.

Sin embargo, en mayo de 1945, cuando la ciudad estaba en manos de Los Aliados, más de 400 pinturas fueron destruidas durante un incendio en el Flackturm en Friedrichshain. Entre ellas,   La Bacanal, obra de Peter Paul Rubens del siglo XVII.

11. Con final feliz

En noviembre de 2013, saltó a la luz una extraña historia. Obras que se creían desaparecidas por los bombardeos durante la Guerra aparecieron en un apartamento, escondidas entre latas de conservas y cintas de  video. Su dueño era de Cornelius Gurlitt, de 80 años de edad, el hijo del historiador del arte Hildebrand Gurlitt.

Cornelius nunca tuvo un oficio reconocido, y en un control aduanero se le encontró una gran cantidad de dinero. Esto levantó la sospecha de las autoridades hasta que al final de la investigación se produjo este sorprendente hallazgo.

Las obras eran de artistas modernos, y ahí está la clave. Los nazis admiraban el arte clásico por considerarlo valedor de su visión del “superhombre alemán”, y denostaban las manifestaciones de las vanguardias, por considerarlo un “arte degenerado”. Por eso, cuando llegan al poder en 1933 confiscaron la mayor parte de las obras pertenecientes a estos estilos. Cuadros de Picasso, Renoir, Henri Matisse y Marc Chagall pasaron al cuidado de Hildebrand Gurlitt, que fue destituido como director del Museo de  Zwickau por tener sangre judía.

Sin embargo, los nazis lo utilizaron para que vendieran estos lienzos al extranjero, y es así como llegan hasta él. Cuando finaliza la contienda, aseguró que estas obras se quemaron en el bombardeo de Dresde, una gran mentira que nadie puso en entredicho. Al morir éste, su hijo las hereda y sigue escondiéndolas, eso sí, de vez en cuando vendía alguna, y por eso, manejaba esas cantidades de dinero. Ahora el problema está en que para devolverlas hay que acreditar quienes son los dueños de tal preciados tesoros, y después de tanto tiempo es difícil saberlo.

 Fuentes y referencias1.El valor de Mimrud2.Fotografías de los tesoros de Nimrud National Geographic3.Reapertura del Museo de Bagdad UNESCO4.de Budá5.El Gran Tapiz de Miró6.Los documentos del Instituto Egipcio7. 400 pinturas destruidas por los Aliados en un incendio8. La Bacanal de Rubens9. Obras confiscadas por los nazis10. El zoco de Alepo11. Los ausentes de la declaración de Patrimonio de la Humanidad12. Capital asiriaSi te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:
patitas
Comparte y comenta
  • 6
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    6
    Shares

Leave a Reply

Deja un comentario

Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificar