El derecho a una vida mejor

Comparte y comenta
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share


En el último año,  la Frontera Sur de Europa se ha cobrado la vida de 131 personas, una más que en 2013. A pesar de esta elevada cifra de muertes, el número de inmigrantes  que la han cruzado  con éxito se ha incrementado en un más de un 47% en relación al año anterior, y desde 2010 en un 107%. Lo lograron 11.146 en 2014. Andalucía y las ciudades autónomas siguen siendo los puntos más conflictivos en este drama. De hecho,  los centros de Salvamento Marítimo andaluces han coordinado el rescate, la búsqueda o la asistencia a más de 6.000 personas en 1.077 operativos. Se han producido 72 saltos a las vallas en Ceuta y Melilla.


Acaba de publicarse el informe anual de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. Su campo de estudio es el saldo migratorio en la Frontera Sur de Europa. La elección de este pasado viernes no es fruto de la casualidad, sino que se ha presentado en el primer aniversario de la muerte de  15 inmigrantes en Ceuta, cuando intentaban dejar atrás una pesadilla. Lo peor de esto es que seguimos sin saber el porqué ni el cómo se produjeron estos trágicos sucesos.

Lo único que conocemos es  que agentes de la Guardia Civil lanzaron un total de 145 pelotas de goma y usaron 5 botes de humo a 90 personas  que intentaban sobrevivir en el agua, asediadas por una  lancha de Marruecos. No tenían  posibilidad de retorno, de volver a ningún sitio, la única salida era llegar a tierra, y desde allí les estaban pegando tiros. Nadie aún  ha asumido la responsabilidad de esta inhumana orden ni, tampoco, el hecho de que no los  hubieran ido a rescatar, cuando se estaban ahogando. En fin, la maldad no tiene límites, y ni siquiera, después de lo que ha pasado, les han devuelto su nombre ni sus historias. Vienen a sumarse a las 22.000 que han perdido la vida en la frontera Sur desde año 2000, según cálculos de Amnistía Internacional.

Una de las imágenes que más me han impactado en mi vida profesional ha sido la estampa que deja esta realidad. En el mes de agosto a las cuatro de la tarde en las costas granadinas, la llegada de una patera atendida por Cruz Roja. Un calor húmedo y asfixiante, pero, ellos venían con varios  jerseys de lana puestos y gorros, y en sus miradas un cansancio que jamás ha había visto antes. No me quiero ni imaginar el frío que habían pasado en alta mar y que aún permanecía en sus huesos. Otra de esas imágenes grabadas en el alma fue un par de años antes, en otro de los puntos calientes, Tarifa, un niño en los brazos de su madre que una voluntaria le había dado una galleta de chocolate, en ese momento era el bebé más feliz del mundo con sus enormes ojos. Por eso, creo que no es justo que miremos hacia otro lado, y que no lo veamos como un problema de fronteras, sino como un problema humanitario que nos podía haber tocado a cualquiera, simplemente naciendo 14 kilómetros más abajo.

De ahí la importancia de conocer esta realidad de manera objetiva, aquella que no miente ni manipula. Pretendo dar respuesta con datos a aquellos que piensan que poniendo muros más altos,  utilizando concertinas o pelotas de goma van a impedir que sigan viniendo. El hambre, el miedo o el instinto de supervivencia, o simplemente el sueño de una vida mejor hará que se intenten superar esas fronteras imaginarias.

chaqueta

Lo más sorprendente

Lejos de disminuir el saldo migratorio en la frontera Sur ha aumentado en un 47,62%. Es decir,  si comparamos 2013 con 2014, nos encontramos con 7.550 inmigrantes que lograron pasar frente las 11.146 personas que lo hicieron en último año. Por eso, con este contundente dato está claro que la política fronteriza de nuestro país es un fracaso por muchas medidas que tomen para evitar su entrada.

Pero, sigamos profundizando en esta cuestión, desde 2010 la tendencia ha sido al  alza, y en 2014, como hemos visto,  tampoco,  se ha roto. Ya que desde esta fecha  hasta nuestros días se ha incrementado en más de 107%.

grafico llegada

Así que por muchas devoluciones en caliente que hagan o por mucha  violencia que empleen en las vallas,  como demostró este vídeo grabado por una ong que trabaja en la zona, el pasado 15 de octubre de 2014, insistir de que no sirve para nada. Únicamente nos lleva a no respetar los derechos humanos como denuncian diversos organismos internacionales como ACNUR.

Andalucía En cuanto a nuestra región, el informe recoge que a nuestras costas llegaron de manera irregular  unas 4.965 personas a lo largo de este  2014 en 400 pateras.  Por provincias, Cádiz con 1.932 personas sigue estando al frente, seguida de la ruta almeriense con 1.128. Pero, los números son mayores, porque hay que sumar a los inmigrantes que fueron interceptadas por las patrullas marroquíes. Por ejemplo, Marruecos detectó a 851 personas  más que se dirigían a las playas gaditanas. Además, los centros andaluces de  Salvamento Marítimo  coordinaron  el rescate, la asistencia o la búsqueda de 6.306 personas en las 1.077 actuaciones marítimas atendidas en 2014.

metodo de llegada
Ceuta y Melilla

Los otros puntos fronterizos de las rutas migratorias son el Levante con 342 inmigrantes. No podemos olvidarnos de Canarias con 352, y en este 2014 llegaron a Baleares 20 personas, cuando en 2013 no se detectó ningún caso. Pero, sin dudarlo destacan las ciudades de Ceuta y Melilla como las fronteras más conflictivas tanto por las actuaciones como por el número de personas que tratan de atravesarlas. Para hacernos una idea, y refrendar nuestra tesis inicial en Melilla se registraron en 2014 a 4.952 personas, cifra que casi duplica a la de 2013 con 2.508.

Según los datos que ofrece esta asociación, tan sólo en esta última ciudad se han producido 72 saltos a la valla en 43 días distintos y se han visto implicadas 19.485 personas, de las cuales pudieron pasar 2.102, resultaron heridas 110, y 13  murieron el intento. Por desgracia, esta realidad es demasiado frecuente, y me temo que no va a terminar sino se mejoran las condiciones de vida en el origen.

 

valla

Perfiles

El perfil del inmigrante que se juega la vida para llegar hasta España es varón en un 88,68% frente a un 6,17% de mujeres  y un 5,45% de menores. Y en cuanto a su nacionalidad, los subsaharianos representan el 68,3%,  seguidos por argelinos con un 14, 1%, marroquíes 7,4% y de otros lugares por encima del 10%. De hecho, se sabe que ahora están llegando muchos sirios y sirias que huyen de la guerra, y que no son tratados como refugiados, como denuncia la Asociación Pro Derechos Humanos. Con estos datos podemos concluir, que en su mayoría son varones subsaharianos.

 

patera de madera

Víctimas de la frontera

Terribles son las cifras de aquellos que en su aventura por sobrevivir han resultado muertas o desaparecidas. En total en este 2014 la Frontera Sur se ha cobrado la vida de 131 personas. 49 inmigrantes no pudieron llegar a las costas andaluzas y sus cuerpos se los tragó el mar, convirtiendo a estas aguas tan  turísticas en una  gran fosa común. Esa otra realidad de las playas andaluzas que muy pocos denuncian, tan sólo algunas ongs que son conscientes de que esto no puede seguir así y de la verdadera envergadura de este drama. En Ceuta y Melilla murieron 35 personas por esta razón, en el Levante 9, en Canarias 1, y en Marruecos 37. Pero, podrían ser muchos más asegura Pro Derechos Humanos, ya que al Gobierno no le interesa investigar estos casos.

muertos

Referencias y fuentes 

Nota de prensa de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía

Balance del saldo migratorio en la Frontera Sur de Europa (PDF)

Amnistía Internacional, El Tarajal, historia de una tragedia sin nombres

ACNUR, violencia en la valla

Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:

 

patitas


Comparte y comenta
  •  
  •  
  •  
  •  
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Leave a Reply

4 Comentarios on "El derecho a una vida mejor"

avatar
  Subscribe  
El más reciente El más antiguo El más votado
Notificar
trackback

[…] lo cierto  es que este fenómeno en sí no es nuevo. Parece que nuestros dirigentes hayan perdido la memoria, y ya no se acuerden de los que han muerto en nuestras costas. Como si las vidas de los que huyen […]

trackback

[…] El derecho a una vida mejor […]

trackback

[…] El derecho a una vida mejor […]

trackback

[…] Para hacernos una idea, los números hablan por sí solos. En estos cuatro meses de 2015, ya se han producido la mitad de los fallecimientos que en todo el 2014. Por entonces, fueron 3.500 las víctimas, a las que hay que sumar, aunque, poco hablen de ellas, las del Estrecho de Gibraltar. […]