El fiasco de la Marca España


Por primera vez, se recoge en el Barómetro de la Imagen de España fuera de nuestras fronteras la palabra crisis. El flamenco y la siesta han dejado de tener su relevancia internacional. Nos ven como un país tradicional, que inspira confianza, democrático, honesto, trabajador, urbano, fuerte, pacífico, solidario, religioso y tolerante, pero, Europa nos define como pobres. Incluso, un 44% de alemanes como corruptos. La Marca España a pesar de sus esfuerzos no consigue sintonizar los valores que quiere vender con cómo nos perciben realmente fuera.


Hace unos días han visto la luz del 5º Barómetro de la Imagen, realizado por el Real Instituto Elcano. Un estudio estadístico que recoge la imagen que nuestro reino proyecta en el exterior. Para ello, se les pidió  a los 4.000 encuestados de 10 países distintos, entre ellos, Alemania, Corea del Sur o Marruecos, que dijeran la primera palabra que le sugiriera nuestra piel de toro, y aquí la decepción es mayúscula porque no se consigue romper con los tópicos, y encima, por primera vez, se asocia a crisis.

Por eso, me pregunto si el invento de la Marca España está logrando sus objetivos, porque me temo que no. Veamos si los valores que se pretenden exportar se corresponde a la realidad.

040413-marca-espana

Qué dice el Barómetro

Por goleada toros y fútbol son los elementos que más identifican a España, seguida por el sol y el turismo. El flamenco, como valor que nos distingue ha perdido importancia frente al mundo, al igual que algo tan nuestro como la siesta, que es mencionado por menos del 0,2% de los encuestados.  Y lo más llamativo, nuestro país es sinónimo de crisis.

Si nos fijamos en la distribución de quien emite estos juicios, sobresale que nuestros socios europeos lo tienen muy claro. Alemanes y franceses piensan en la crisis cuando nos nombran. Aunque, siguen identificándonos con sol y buen clima, turismo y fiesta. Ya que suele ser uno de los destinos elegidos para pasar sus vacaciones o vivir cuando se jubilan.

En el Magreb es llamativa la diferencia entre Argelia y Marruecos: mientras que los marroquíes mencionan en primer lugar la crisis como rasgo  característico asociado a España, la crisis apenas se menciona entre los argelinos, posiblemente a que su presencia migratoria es menor.

Es decir, cuanto más no conocen más piensan en crisis. Como refrenda que los asiáticos más alejados de nuestra actualidad siguen identificándonos con toros y fútbol.  Y en el continente americano, los toros, también,  dominan como rasgo español en EEUU y sobre todo en Brasil, con una presencia algo menor en México.

Lo mejor y lo peor

Pero, hay más, como siempre. En cuanto a los aspectos mejor y peor valorados de España, aquí no salimos muy mal parados. La nota que nos dan como destino turístico es de un 8,2, seguido de los deportistas españoles que quizás sin quererlo se han convertido en uno de nuestros mejores embajadores, un 7,5, y en tercer lugar, los ciudadanos a los que nos dan un 7,2. 

En cuanto a las notas más bajas, aunque siempre por encima del 5, la economía ocupa el vagón de cola con un 5,9, junto a la vida política, hasta fuera de nuestras fronteras saben que los españoles estamos muy por encima de nuestros nefastos líderes, y estos se quedan por encima de 6. Tampoco, destacan a nuestras empresas que ocupan el puesto tercero en los peor valorados con un 6,3.

Cómo nos ven

Otra curiosidad de este estudio es cómo perciben a España. Nos definen como un país tradicional, que inspira confianza, democrático, honesto, trabajador, urbano, fuerte, pacífico, solidario, religioso y tolerante. Pero, ahora viene el gran pero, POBRE. En esto coinciden la mayoría de británicos, franceses o alemanes y hasta argelinos. Algo que no es de extrañar, teniendo en cuenta como se presenta Rajoy ante la canciller de Alemania, como alguien servil que va a su compás.  Y aunque para la mayoría de habitantes del planeta Tierra somos honestos, hasta un 44% de los alemanes nos ven como corruptos, y por encima del 47%, nuestros vecinos argelinos.

130512-marca-espain

Qué dice Marca España

 Visto lo que opina el mundo de nosotros es importante saber si los esfuerzos  por mejorar nuestra imagen al otro lado de las fronteras funcionan. Con este objetivo en 2012 se creo la Marca España. Se define como una política de estado que será  dirigida y planificada por el Alto Comisionado  del Gobierno, y que coordina todas las acciones tanto privadas como públicas encaminadas a la promoción de nuestro país en el exterior. Su instrumento es la Oficina del Alto Comisionado. No cuenta con  con un presupuesto propio y utiliza los recursos humanos y materiales del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. Si visitamos su web es relevante su sección de “somos”, donde se define como es España y los españoles: deportistas, innovadores o integradores. 

somos

Pues, bien si atendemos a los anteriores resultados, los del 5º Barómetro, no se corresponde en nada en cuanto a lo que opinan de España y la imagen que el Gobierno quiere vender fuera. Lo más cerca que estamos es en lo del deporte, si consideramos al fútbol como el único deporte que existe…Así que ya está respondida la pregunta inicial, no se está llevando a cabo una buena política en esta materia, por mucho que quieran convencernos de que la imagen que proyectamos fuera es buena, y cuánto más se nos conoce peor, no se consigue romper con la larga lista de tópicos que sobre el reino existe y ahora se suma la crisis.

Fuentes y referencias

Resumen prensa del 5º Barómetro sobre la Imagen de EspañaBarómetro completoImagen de los españoles sobre sí mismoMarca España y su interpretación Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:

patitas

En el puesto 33 en la libertad de expresión

ley mordaza

 

Acaba de salir a la luz la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa  2015 de Reporteros Sin Frontera. España ocupa el puesto número 33, escalando dos posiciones en relación al año anterior. Pero, no nos engañemos, como explica este colectivo no es porque nuestro reino haya mejorado en su defensa, sino por el deterioro generalizado en su respeto que se ha producido en el planeta.

Los que gozan de mayor salud informativa son los países escandinavos como Finlandia, Noruega o Dinamarca. Y en la cola nos encontramos países como Turkmenistán, Corea del Norte o Eritrea. Curiosamente, Estados Unidos, adalid de las libertades por el mundo, ocupa el puesto 49, Francia el 38 y Reino Unido el 34. Lo que me sorprende es que conociendo la prensa en nuestro país donde los intereses económicos priman por encima de todo, unido a los políticos, que será en el resto de estados…

Atacada por todos los frentes

La libertad de prensa, esa que Occidente dice defender con tanto ímpetu, es atacada sin cuartel en todos los continentes. Afectada por los conflictos armados y las agresiones por manifestarse ante las consecuencias de la crisis económica, política y financiera. Tan evidente que dos tercios de los 180 países que son estudiados en este informe han bajado en este ranking.

España

ley mordaza

 

En el caso español,  en diciembre de 2014, surge la ley de seguridad ciudadana, también, llamada Ley Mordaza. Prevé multas de hasta 600.000 euros (para los organizadores de manifestaciones), en la cual se contemplaba sancionar la grabación y difusión de imágenes de agentes de las fuerzas de seguridad que atenten contra el derecho a su honor o su imagen y que puedan poner en peligro su seguridad.

Pues bien, cuando comience su aplicación es evidente que se hará muy difícil la labor de informar, ya que en el escenario se cruzarán policías, y en cualquier momento podrían quitarte tu única arma, la cámara. Incluso, la nueva ley   antiyihadista pactada entre los grandes partidos, también, pone en peligro la información. Ya que nadie podrá consultar webs que inciten a la violencia, aunque estés investigando. En conclusión, con estas amenazas veremos en que puestos estaremos el año próximo.

 

 

Se mueren esperando


Desde la Asociación Estatal de Servicios Sociales se adviertes de la falta de solidaridad con las personas más vulnerables. Cada vez se atienden a menos personas dependientes, y desde colectivo  se habla de un sistema colapsado. Una de cada cinco personas que tienen reconocido este derecho fallecen esperando a que les ayuden.  


A finales de esta misma semana la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales de España ha publicado su dictamen sobre la Ley de la Dependencia. Un documento del que podemos extraer interesantes datos y conclusiones sobre la atención  que reciben las personas  que  necesitan ayuda para desarrollar sus tareas cotidianas. Para empezar, lo más triste y preocupante es,  según este informe, una de cada cinco personas que tienen reconocido este derecho fallecieron sin ser atendidas.

sola

Usuarios y sus números

En nuestro país existen un 1.200.000 personas en situación de dependencia. Supone un 2,6% de la población. Ellos sin ayuda no pueden realizar tareas básicas como vestirse o asearse, y en consecuencia, su calidad de vida es inferior a la de cualquier persona que tenga la suficiente autonomía personal. Ocho años  después de la implantación de esta ley nacida para su protección tan sólo un 60% de ellos se está beneficiando. Medio millón de españoles, a pesar de que la precisan, no reciben ningún tipo de prestación, y otras cien mil están esperando a ser valoradas para reconocerles este derecho. Los días van pasando y nadie merma este sufrimiento, ducharse, por ejemplo, puede convertirse en una pesadilla diaria.

Un sistema que colapsa

Esta asociación asegura que este sistema que aumenta la calidad de vida de miles de personas está colapsado. Y lo está porque los datos oficiales ofrecen un saldo negativo. Esto es en tres años ha disminuido el número de beneficiarios, concretamente 73.800 personas menos. Para este colectivo el causante de esta realidad son los recortes presupuestarios que el gobierno lleva ejecutando desde entonces, sin importarle que los ciudadanos tenemos derecho a una vida digna.

Es más, para José Manuel Ramírez, presidente del Observatorio estatal de la Dependencia, se trata de una cuestión ideológica. Es decir, considera que esta falta de implicación del Gobierno actual obedece a que la solidaridad destinada a las personas más vulnerables no está entre los valores del Partido Popular.  También, ha afirmado   que se trata de una cuestión de Justicia porque “el dinero sale de los impuestos de las personas y la Dependencia debe ser un derecho de los ciudadanos, como planteaba la ley”.

Paulatinamente menos ayudas

Esta medida humanitaria cada día llega a menos personas. Así en 2011 se atendían 438.682 personas  con un grado de dependencia severa, es decir, los que precisan ayuda continua, y a finales de 2014 se contabilizan casi 83.000 dependientes menos, 355.747 personas en total.  En cuanto a las personas con grado II, demandan ayuda dos o tres veces al día, también, ha disminuido en 30.000 usuarios. Son en la actualidad 434.843 personas. Sin embargo, aumentan en 22.000 las personas con Grado I, aquellas que tan sólo necesitan un apoyo una vez al día, unas 425.751 personas.

Aunque desciende la lista de espera para que los dependientes sean atendidos, la Asociación no lo achaca a una mejora en la práctica de este servicio, sino que desde que llega el partido popular al Gobierno se frena la entrada de usuarios nuevos. Esta tendencia se está consolidando desde 2012.

dependencia

Un caso real

Interpretación que coincido con ella al 100%. Conozco el caso real y cercano de una mujer de 81 años que tras dos años de espera desde que se presentó la solicitud, cuando por fin la valoran, se le niega este derecho, aludiendo que no cumple con los requisitos. Porque ha conseguido 19 puntos de los 22 para que te reconozcan una dependencia moderada. Lo curioso del tema es que se lo notifican cuando ella lleva 3 ó 4 días en la cama por unos dolores que la invalidan totalmente causados por una fuerte artrosis. Incluso, una de las veces que se levanta de la cama, entre grandes dificultades, para ir al baño se cae en el cuarto de baño. No sé,  la lógica dice que con esta edad no irá a mejor, sino que cada vez tendrá mas problemas de movilidad. Tarda más de media hora en vestirse ella sola, ya que no puede mover los brazos con normalidad, y aún así se lo niegan.

Aunque, la respuesta no ha venido  del Gobierno, sino de la Junta de Andalucía, presidida por la socialista Susana Díaz, con el apoyo de Izquierda Unida. En fin, paradojas de los que se les llena la boca defendiendo esta ley de cara a la galería y a los votos. Me temo que es una pose.

Los costes

De momento, atender a estas personas tiene un coste anual de 6.400 millones de euros al año. Dicho de otro modo, 6.665 €/año por dependiente atendido. o  104 €/año por habitante.

De cada 100 euros gastados en atenciones, 63 euros los aportaron las comunidades, la administración central 18 euros, y ojo, los usuarios pagan 19 euros. Es decir, este derecho tiene un coste para los dependientes, y como están las cosas con una miserable pensión, ni siquiera todos pueden acceder a pagar esta parte. Hasta en esto se nota la falta de solidaridad con la persona más vulnerable y con menos recursos. Me quedo sin palabras, por esta carencia de empatía con los demás. Una vergüenza más.

toda una vida

Fuentes y referencias

Informe completo del Observatorio para la Aplicación de la Ley de Dependencia en EspañaNota de prensa de la Asociación Si te ha gustado este artículo y quieres colaborar, puedes hacerlo aquí:

patitas