Hasta llegar a la esclavitud

De nuevo, el Fondo Monetario Internacional recomienda al Gobierno Español bajar el salario mínimo. Afirma que de esta manera se animará la contratación de los jóvenes. Inicialmente, podría parecer una buena idea, si el empresario tiene que pagar menos al trabajador, podrá contratar a más profesionales, dos por el precio de uno. El problema no es ése, sino que ya en España el sueldo base es tan miserable que en 2011 se congeló, y se fijo desde entonces, en 645, 30 euros. Pues, al parecer con esta suma de dinero tan “ostentosa” una persona puede vivir, incluso, a lo mejor darse un pequeño caprichito, eso sí, de pobre. Pues, bien, hasta esto les molesta. Consideran que aún debería ser más bajo. Se ve con este cantidad les llega para independizarse, es decir, alquilar una habitación con suerte por 300 euros, comer poquito, únicamente las fiambreras de las abnegadas madres, vestirse de Cáritas o del mercadillo, esto es decisión personal,  pagar el móvil y la adsl, que internet es muy malo, y a lo mejor un día salir, eso dependerá de los gastos extras de ese mes, que  para eso se inventó el botellón.   paro-juvenil  

En fin, aunque, sea una obviedad, es una situación insostenible, donde muchos nos sentimos sin futuro. Directamente, el paro juvenil es alarmante, por encima del 55%. La solución no está en la precariedad laboral. Es cierto que todos tenemos que empezar, y ser un poquito humildes, pero, de ahí que nos exploten va un mundo, más que nada porque esto es la pescadilla que se muerde la cola. De hecho, esta presunta bajada nos perjudica a todos. Ya que  ¿para qué contratar a una persona con experiencia que tendría que pagarle más, si puedo tener un joven por bastante menos? La calidad del servicio para muchas empresas no es importante, sino únicamente el beneficio. De paso, dividimos más a la población, porque ahora  “el quítate tú para ponerme yo” es  entre los hijos y los padres, ambos en paro.

Lo peor es que, insistó, ni jóvenes ni mayores tienen futuro. Unos porque los explotarán y otros porque no se podrán incorporar en el mercado laboral, y todo esto a precio de saldo.

DEVALUAR A UN PAÍS

Es fácil, no se puede devaluar al euro, pero, sí la mano de obra, así dicen nos haremos competitivos, pero quiénes se beneficiarán. Evidentemente no los trabajadores, es decir, los ciudadanos corrientes que somos los que mantemos la economía diaria que no entiende de grandes números, sino de pequeñas cantidades que les permite vivir al de la tienda de tu esquina.

No puedo evitar ser pesimista, y me gustaría saber a que nos conduce todo esto. En verdad, lo intuyo a que cada vez las desigualdes sociales se acrecienten. Quizás, en el fondo de la cuestión esté la avaricia humana. Me imagino pensando al poder del dinero,ell de verdad, que se habrán creído estos de la clase media…se nos estaban descontrolando con eso del estado del bienestar….claro, cuando los pobres tienen el estómago lleno, sus energías las dedican a pensar y no a preocuparse por sobrevivir. No sé hasta que punto es la tesis del conspiranoico, pero, es lo que parece.

EL FONDO MONETARIO INTERNACIONAL Y SU GRAN EJEMPLO

Y por otro lado, me pregunto por qué obedecer al Fondo Monetario Internacional, los mismos que no vieron la crisis, los que proponen medidas que los Gobiernos aceptan a pesar de que empobrecen a los ciudadanos. Por no citar sus grandes escándalos, desde delitos sexuales a corruptelas o abuso de poder. En definitiva, como nos descuidemos un poco más acabaremos trabajando por un plato de comida y un techo, aunque, quizás ya está pasando y no nos hayamos dado cuenta.

010607-vivienda

 

Cuando se hace tele ruin

No sé a qué están esperando para que TVE cancele   la emisión de una de sus grandes vergüenzas, “Entre todos”. Desde distintos ámbitos se pide que se retire de la parrilla de programación de la cadena pagada con  el dinero de todos. Y esta vez, el tema es serio. La Fiscalía del Menor ha actuado de oficio, pidiendo que se indemnice a un niño discapacitado  con 15.000 euros por daños y perjuicios, por vulnerar su derecho a la intimidad familiar y su imagen.

Y es que un leve pixelado, muchos datos familiares como el nombre y la cara de su madre, la profesión de su padre, o médicos o escolares hacen que el pequeño sea fácilmente identificado. Por eso, este órgano judicial considera que no se protegió debidamente su identidad. Además, en el texto de la denuncia se alude a que se utilizó a un menor con fines mendicantes y conmiserativos. En palabras llanas significa que se pretendía dar pena, y de esta manera recaudar dinero. Una denuncia que es extensible no sólo al programa, sino, también, a la productora, Proamagna, que es quien está haciendo negocio gracias a la miseria de un país sumido en una profunda crisis económica y social, y a RTVE, por ser la cadena donde se emite. Y qué paradoja, encima, si pierden el juicio todos los españoles solidariamente, vía impuestos, pagaremos la multa. Aunque, a lo mejor sin pretenderlo estemos ayudando, en un última instancia, a este menor.

CARENTE DE ÉTICA PROFESIONAL

Intolerable que una televisión pública se preste a este juego, sobre todo, porque detrás de las numerosas voces, incluida la de sus propios trabajadores,  que hablan de manipulación política y de falta de pluralidad, quizás, este espinoso asunto venga a dar la razón a estas críticas. De hecho, su presentadora y la dirección de “Entre Todos” se afana en que no se hable de política, y no se  duda en callar a quien vierta alguna queja sobre la administración, y ocultar la realidad: los servicios sociales están desbordados y se ha dejado a las personas más débiles sin cobertura. Tan simple como eso.

Hasta 200.000 afectados por enfermedades graves y minusvalía no reciben ni un sólo euro de dinero público, sin embargo, si lo hay para pagar el escandaloso sueldo de su presentadora, que para colmo no para de meter la pata.

Me sumo a la denuncia pública de la periodista Mariola Cubells, que recoge el testimonio de una las personas desesperadas que acudió al programa de la mezquindad.  Asegura que únicamente el programa te da un listado con los nombres de las personas de buena voluntad con sus números de teléfono, para que tú, pobre desgraciado, los llames sin tener para pagar las facturas, y que estos te den lo comprometido en una llamada  telefónica. Esto es que te busques la vida como puedas. Y en cuanto, a las ofertas de trabajo, de empezar a trabajar inmediatamente, se pasa a mándanos el currículo que ya si eso lo miramos. Qué bien, viva la solidaridad, y la publicidad gratis para las empresas. 220813-caridad-tv

Insisto una auténtica vergüenza, un descaro infinito, y ejemplo de como unos pocos se lucran  a costa de la desgracia de la mayoría. Y por otro lado, a veces, me pregunto la otra cara de la moneda, cómo comprueban que los casos que se cuentan son verdad. Acaso, ahora los redactores son asistentes sociales que determinan la gravedad o la ayuda que necesitan, cual es el criterio de selección para las historias del programa, las que tienen la lagrimilla asegurada.  Directamente, esto no tiene nombre, bueno, sí, ruindad.

“No pido dinero, sino una oportunidad para labrarme un futuro”

Hoy me gustaría poner el nombre de un luchador, y no he tenido que buscar mucho, los hay entre la gente corriente, entre los que cada día se levantan con un objetivo, mejorar su vida. Se trata de   Juan de Dios López Torres (otra vez cuenta suspendida inexplicablemente), vive en un pequeñito pueblo de Almería, tiene 28 años, y a  pesar de su discapacidad, un 88 por ciento que le impide moverse,  hace todo lo posible por salir adelante. Su caso lo ha puesto en conocimiento   del Defensor del Pueblo Andaluz, del Partido Socialista, de Izquierda Unida, de la Junta de Andalucía, y hasta del Gobierno de España,por el momento, sin resultados. Únicamente una promesa sin fecha de los servicios sociales de su localidad,  una vez autorizado por la administración autonómica, tendrá la solución que tanto espera.   juan de dios Padece una enfermedad rara de nacimiento que le afecta las articulaciones, pero, sus inquietudes son las de la cualquier joven. Seguir preparándose  para conseguir un trabajo, y sentirse útil. Una llave que le permitiría tener su propia casa, y por supuesto, formar su propia familia. Esto es conquistar su independencia y autonomía personal.

A la búsqueda de una plaza

Para ello necesita un poquito de ayuda extra. Tan sólo conseguir una plaza de régimen interno en un centro de discapacitados de Almería.  Allí le darían la formación que precisa, aunque, ya ha logrado el título de administrativo y de diseñador gráfico. Y lo más importante, la rehabilitación que en su caso es fundamental para no mermar aún más su calidad de vida.  Por ejemplo, en la actualidad carece  de un colchón antiescaras, vital para reducir muchas molestias ocasionadas por su movilidad reducida.

Un día lleno de obstáculos que vencer

Desde que se levanta hasta que se acuesta tiene que enfrentarse una serie de obstáculos a los cuales las personas que no padecemos ninguna discapacidad, ni siquiera, nos imaginamos. Salir de su vivienda es toda una odisea. Ha tenido inventarse un sistema de tablones para utilizarlos como rampas, ya que no dispone de los medios económicos para poder acometer  las obras ni las reformas para adaptar su casa. Juan de Dios asegura que sino fuera por este remedio casero, “las paredes serían los muros de una cárcel”. Se desplaza como puede gracias a una silla de ruedas a motor. Incluso, que en muchas ocasiones no llegan a fin de mes, y que a mediados se convierten él y su padre en magos, que no saben cómo consiguen el milagro de afrontar todos los gastos que conlleva su enfermedad.  Nuestro luchador incansable vive con su padre de 70 años de edad. Hace cuatro años al fallecer su madre se le complicó aún más su vida, porque ahora depende absolutamente de su progenitor. Confiesa que le duele que por edad, él debía estar cuidándolo y no al revés. Reconoce que hace lo que puede, que tiene sus achaques, y hay días en los que está peor. juandedios   Y es que sus ingresos son muy limitados, y no pueden contratar  a nadie que los ayude, ni tampoco, acudir a una clínica privada de rehabilitación. Insiste que hay quien podría pensar que entre los 600 euros de pensión de su padre y los 500 que recibe de subvención por su discapacidad podrían vivir perfectamente, pero, la realidad  es que  todos los meses necesita tan sólo para sus medicamentos y para productos de higiene como toallitas unos 600 euros. Algunas veces, tiene que recurrir a un simple nolotil porque es más barato que otros calmantes que le quitaría sus dolores. A partir de ahí tienen que asumir con 500 euros escasos los gastos propios de cualquier hogar como el pago de la electricidad, el agua, el teléfono, los impuestos como el IBI, y por supuesto, comer.  

El futuro

No sólo eso, sino que tras el fallecimiento de su madre, comenzó a preguntarse que sería de él, cuando sus padres no estuvieran para ayudarlo. Por eso, “no pido dinero, sino la posibilidad de labrarme un futuro”, y cree que la solución está en este centro de discapacitados que tienen todo lo que Juan de Dios precisa para ser una persona independiente, y poder conseguir una ocupación, porque está convencido de ello, a pesar de los limitaciones puede trabajar como cualquier otro. Y de eso, yo,  tampoco, tengo dudas.  Su lucha lo demuestra, hasta el punto que se ha puesto en contacto con toda aquella institución que consideraba podía ayudarle, y eso que físicamente, tiene, evidentemente, muchas dificultades. De hecho, asegura que buscando apoyo, le han  cerrado hasta en varias ocasiones su cuenta de twitter, y que cada vez que le ocurre, no se desanima y vuelve abrirse otra. Es más acabo de comprobarlo, y de nuevo, se la acaban de cerrar.  Es un gran batallador, eso, tampoco, lo dudo, y seguro que si logra la oportunidad que tanto demanda, no la desaprovechará. 010812-jrmora