Yo si fuera político de profesión, me lo haría mirar

Imagen cedida por Jrmora

Se acaba de publicar   la última encuesta del Centro de Investigaciones Científicas,para los amigos el CIS, y es para reflexionar. Porque hay datos, que si nos dedicásemos a la política, nos tendrían que quitar el sueño. Más del 85 por ciento de los españoles consideran que la corrupción está muy extendida en nuestra piel de toro, frente a un 5 por ciento que cree que poco o nada. Aquí, con todos mis respetos, qué ilusos… ¿o serán familia?, porque sino no lo entiendo. Diría, entonces, que se han ganado a pulso esta mala imagen. Directamente, ya no nos cuelan sus excusas peregrinas, y  es que hay demasiadas en la historia de  nuestro país.Se me vienen a la cabeza, algunos ejemplos, como el  Isabel García Marcos, primera teniente de alcalde de Marbella, que al encontrar en su casa 360.000 euros dijo que el dinero era   el de la herencia de su hija.  Claro en aquel momento, todos nos preguntamos como una concejala e inspectora médica, podría dejar tal magna cantidad de calderilla a su vástaga. En fin, cosas de la vida,  como diría aquel. Qué pena, que nunca nos enteraremos,  de las razones reales del porqué se dejó durante 15 años al gilismo, sin que ninguna institución interviniera.  Esto tendremos que encargáselo a Iker Jiménez, para que su nave del misterio arroje algo de luz.Pero, no hace falta  remontarse hasta tan lejos, concretamente a 2005, cuando comienzan las primeras investigaciones del Caso Malaya. En nuestros días, todos podemos sospechar de alguien, del alcalde de no sé que pueblo, del gobierno autonómico de una comunidad cualquiera…Eso os lo dejo a vosotros, para que le pongáis la cara de quien queráis…Lo cierto es que hay casos más mediáticos que otros, por mil razones. Generalmente, por intereses más o menos oscuros, y otras, simplemente, porque da bastante juego al editor.  Así rellena y rellena páginas de periódico, boletos de radio o informativos de televisión,cuando su público, pues, está más interesado en cuestiones más mundanas. Porque quizás,  el jefecillo esté inmerso en su burbuja de la redacción, y se haya olvidado  que su producto está destinado a gente.  Dejemos esta cuestión atrás que podemos estar un siglo hablando de esto. Recordemos un caso estrella, el  Gürtel, y los trajes de 30.000 euros de Francisco Camps.Y tanto creemos en la corrupción de   aquellos que deben hacernos la vida más cómoda, que  son considerados, por muchos meses ,  el tercer problema de España.  En esta casta de privilegiados depositamos la confianza  y el dinero de todos,  para que regulen cuestiones tan importantes, para el progreso común, como la sanidad, la educación o la economía, incluso, la cultura. Tanto ha ido el cántaro a la fuente, tanta ha sido la decepción, ineficacia y choriceo que no los vemos como una solución, son un   gran obstáculo  del camino.
No es que no crea en la política, en la capacidad de los pueblos para decidir hacia donde quiere ir, en el voto o en la democracia. Lo que  interpreto de estos datos es que ya no creemos en los políticos. No están a la altura de las circunstacias, ellos nos han metido en la crisis, manejados por el fantasma de los mercados, y nos hacen pagar sus consecuencias de manera crúel e injusta. Nos congelan las pensiones, en su agenda no oficial, tratan de desmantelar lo público, para que ellos, sigan ganando lo mismo, y si puede ser más. V a resultar que era verdad, las palabras de lord Acton, pronunciadas en el siglo XIX: “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absotamente”. Triste pero cierto al 100 por cien. Y esto ya lo sabemos los españoles, y lo peor que no se ven atisbos de que cambie, y nos demuestre la realidad que este viejo historiador inglés estaba equivocado. 

Después de cuatro años, algo ha cambiado

Viñeta vista aquí

Hoy he caído en la cuenta que hace cuatro años me abrí un blog, y la verdad,  no sé puede decir que me lo haya currado mucho. Vamos siendo sincera, no está mal la estadística, un post al año. Así que espero que ahora sea el momento, para tomármelo más en serio. O al menos eso espero.

Hecho la vista atrás, y los mismos temas que entonces me preocupaban, lo siguen haciendo y más. Lo único, que ha cambiado es que  muchos españoles han despertado,  ya no se tragan las tonterías y sinvergonzonerías que dicen y hacen los políticos, y por supuesto, la prensa tradicional. Esto último muy a mi pesar, porque detrás del descrédito de esa “casta de privilegiados” está la de mi gremio.  En  contadas ocasiones, se salva de esta crisis de valores, y de intenciones.

Aunque,  también,  he decir  que, a veces,  se quiere matar al mensajero.   Con esto no  puedo estar de acuerdo, ya que generalmente, el que sale a la calle es el eslabón más débil de la cadena. Un currito cuyas preocupaciones son las mismas que las de cualquier trabajador, no perder su puesto y sobrevivir. Por contra,  jamás entenderé es la actitud de algunos compañeros, soldados rasos más papistas que el Papa. Ejemplos hay muchos…pero este es otro tema, que amenazo con retomar.

El 15M ha inventariado la gran cantidad de injusticias sociales que día a día, hemos ido tragando y normalizando.  Por fortuna, las personas honradas no pueden resignarse ni se resignarán al “consabido esto es lo que hay”. Porque directamente la sangre te hierve, y como siempre digo, la “pataleta”  es un derecho universal, y añadiría que sagrado.

Por eso, los que no tenemos nada perder, a los que el sistema se empeña en echar, a  los que engañó con hipotecas esclavizantes, o   los que teníamos la convicción de que todo esfuerzo tenía su recompensa…hemos salido a la calle, y lo seguiremos haciendo, en la medida de nuestras posibilidades.    Con un claro mensaje: no queremos convertirnos en cómplices de vuestra falta de escrúpulos.  Ojito que os vigilamos, no vamos a dejar pasar ni una…

En ésta estamos…lo cual de manera egoísta, este despertar cívico, libre, espontáneo y  con dosis de anarquía, me ha servido para recuperar un proyecto personal, cuya única pretensión es desahogarme…así que prometo dar la carga más a menudo…

Os dejo este video, por si aún queda  alguna duda, sobre porqué debemos poner nuestro granito de arena. Me temo que nadie lo va a hacer por nosotros, y si tenemos que esperar a los políticos, será demasiado tarde…Y no debo ser la única que piensa esto, a juzgar por esta información.